Páginas vistas en total

Mi lista de blogs

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA
FRANCISCO IGARTUA CON DORIS GIBSON, PIEZA CLAVE EN LA FUNDACION DE OIGA, EN 1950 CONFUNDARIAN CARETAS.

«También la providencia fue bondadosa conmigo, al haberme permitido -poniendo a parte estos años que acabo de relatar- escribir siempre en periódicos de mi propiedad, sin atadura alguna, tomando los riesgos y las decisiones dictadas por mi conciencia en el tono en que se me iba la pluma, no siempre dentro de la mesura que tanto gusta a la gente limeña. Fundé Caretas y Oiga, aunque ésta tuvo un primer nacimiento en noviembre de 1948, ocasión en la que también conté con la ayuda decisiva de Doris Gibson, mi socia, mi colaboradora, mi compañera, mi sostén en Caretas, que apareció el año 50. Pero éste es asunto que he tocado ampliamente en un ensayo sobre la prensa revisteril que publiqué años atrás y que, quién sabe, reaparezca en esta edición con algunas enmiendas y añadiduras». FRANCISCO IGARTUA - «ANDANZAS DE UN PERIODISTA MÁS DE 50 AÑOS DE LUCHA EN EL PERÚ - OIGA 9 DE NOVIEMBRE DE 1992»

Mi lista de blogs

«Cierra Oiga para no prostituir sus banderas, o sea sus ideales que fueron y son de los peruanos amantes de las libertades cívicas, de la democracia y de la tolerancia, aunque seamos intolerantes contra la corrupción, con el juego sucio de los gobernantes y de sus autoridades. El pecado de la revista, su pecado mayor, fue quien sabe ser intransigente con su verdad» FRANCISCO IGARTUA – «ADIÓS CON LA SATISFACCIÓN DE NO HABER CLAUDICADO», EDITORIAL «ADIÓS AMIGOS Y ENEMIGOS», OIGA 5 DE SEPTIEMBRE DE 1995

Mi lista de blogs

CENTRO VASCO PERU

CENTRO VASCO PERU
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

CENTRO VASCO LIMA

CENTRO VASCO LIMA
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

«Siendo la paz el más difícil y, a la vez, el supremo anhelo de los pueblos, las delegaciones presentes en este Segundo Congreso de las Colectividades Vascas, con la serena perspectiva que da la distancia, respaldan a la sociedad vasca, al Gobierno de Euskadi y a las demás instituciones vascas en su empeño por llevar adelante el proceso de paz ya iniciado y en el que todos estamos comprometidos.» FRANCISCO IGARTUA - TEXTO SOMETIDO A LA APROBACION DE LA ASAMBLEA Y QUE FUE APROBADO POR UNANIMIDAD - VITORIA-GASTEIZ, 27 DE OCTUBRE DE 1999.

«Muchos más ejemplos del particularismo vasco, de la identidad euskaldun, se pueden extraer de la lectura de estos ajados documentos americanos, pero el espacio, tirano del periodismo, me obliga a concluir y lo hago con un reclamo cara al futuro. Identidad significa afirmación de lo propio y no agresión a la otredad, afirmación actualizada-repito actualizada- de tradiciones que enriquecen la salud de los pueblos y naciones y las pluralidades del ser humano. No se hace patria odiando a los otros, cerrándonos, sino integrando al sentir, a la vivencia de la comunidad euskaldun, la pluralidad del ser vasco. Por ejemplo, asumiendo como propio -porque lo es- el pensamiento de las grandes personalidades vascas, incluido el de los que han sido reacios al Bizcaitarrismo como es el caso de Unamuno, Baroja, Maeztu, figuras universales y profundamente vascas, tanto que don Miguel se preciaba de serlo afirmando «y yo lo soy puro, por los dieciséis costados». Lo decía con el mismo espíritu con el que los vascos en 1612, comenzaban a reunirse en Euskaletxeak aquí en América» - FRANCISCO IGARTUA - AMERICA Y LAS EUSKALETXEAK - EUSKONEWS & MEDIA 72.ZBK 24-31 DE MARZO 2000

Mi lista de blogs

martes, 23 de julio de 2013

LA TERCERA

La Ilustre hermandad Vascongada
de Nuestra Señora de Arantzazu
y los vascos de Lima

Doctor Guillermo Lohmann Villena

Semblanza del Dr. Guillermo Lohmann Villena

Si se quisiera describir en dos palabras al doctor Guillermo Lohmann Villena es preciso llamarlo historiador y diplomático, profesiones a las que ha consagrado su vida y a las que ha dado, sin duda, notable lustre. Por eso, el tratamiento adecuado para dirigirse a él es de Doctor y de Embajador, indistintamente.

"Ojear el curriculum personal de Guillermo Lohmann -resume con acierto la periodista española Pilar García- es comprobar lo que puede dar de sí el tiempo de toda una vida sabiéndolo aprovechar al máximo. Trabajador y estudioso incansable, este peruano de ochenta y cuatro años de edad continúa, aun después de la jubilación, dedicado por entero a su auténtica vocación, que no es otra sino la de investigador de los entresijos históricos del Perú de los siglos XVI y XVII."

El doctor Guillermo Lohmann Villena nació en la calle Schell del distrito de Miraflores (Lima) el 17 de octubre de 1915, a las 10 de la mañana, de padre hamburgués, don Juan Pablo Lohmann, y de madre limeña, doña Carmela Villena Rey.

Sus estudios primarios y secundarios los realizó en la Deutsche Schule de Lima, salvo en 1928, año que lo cursó en Hamburgo.

En 1933 ingresó en la Universidad Católica para seguir Letras y Derecho. Desde ese momento hasta la fecha, el doctor Lohmann está estrechamente vinculado a su alma mater. Precisamente, el cachimbo Lohmann publicó su primer trabajo, una reseña bibliográfica, en la Revista de la Universidad Católica (julio de 1933). Siendo todavía alumno en la Facultad de Letras, en 1936, se convirtió en asistente de las clases del padre Rubén Vargas Ugarte S.J., exigente catedrático del curso de Historia del Perú II; ejerció la docencia intermitentemente hasta 1975. El 23 de febrero de 1937 opta al grado académico de bachiller en Letras. El 5 de agosto de 1938 se doctora en Letras con la tesis Apuntes para una historia del teatro en Lima durante los siglos XVI y XVII, la que, como señala el padre Armando Nieto Vélez S.J., "mereció no sólo los más altos calificativos de sus profesores, sino también el elogio de severas personalidades como José de la Riva-Agüero y Osma y Rubén Vargas Ugarte, que saludaron en él a un joven historiador de excepcionales dotes." El 30 de mayo de 1939 obtiene su bachillerato en Derecho y Ciencias Políticas con la tesis Un jurista del virreinato: Juan de Hevia Bolaño, su vida y sus obras, y el 4 de octubre de 1940 se recibe de abogado. En 1953 representó a la UC en los actos solemnes del séptimo centenario de la Universidad de Salamanca (España). El doctor Lohmann es miembro vitalicio del Instituto Riva-Agüero y es profesor honorario del Departamento de Humanidades de la PUCP (1989), de cuya Asociación de Egresados y Graduados ha sido un eficiente y muy colaborador vicepresidente (1990-1997). Con ocasión de su septuagésimo quinto natalicio, se dedicó al doctor Lohmann el número 17 del Boletín del Instituto Riva-Agüero (Lima: 1990) rindiéndole así un "cordial homenaje de admiración".

El 12 de abril de 1943 ingresa en el servicio diplomático como tercer secretario, en el que continuó hasta 1980, llegando a la categoría de embajador el 1 de enero de 1971. Estuvo por cerca de dos décadas en la representación peruana en España (1943-1950 y 1952-1962) y luego, en 1965 y 1966, como consejero en la embajada en la República Argentina. Fue director de la Academia Diplomática del Perú (1969-1971), director general de Protocolo (1971-1974) y delegado permanente ante la UNESCO (París: 1974-1977). Ha recibido la Orden El Sol del Perú en el grado de Gran Cruz y ostenta condecoraciones de Alemania, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, España y Venezuela.

Desde 1979 hasta 1983 fue secretario general de la Oficina de Educación Iberoamericana (hoy Organización de los Estados Americanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura), con sede en Madrid.

En 1945 contribuyó a fundar la Sociedad Peruana de Historia, apoyando la feliz iniciativa de la doctora Ella Dunbar Temple. En el acta suscrita el 22 de julio de ese año firmó en representación suya don Pedro Manuel Benvenutto Murrieta. En la revista Documenta difundió sus trabajos "Enrique Garcés, minero, poeta y arbitrista" (I/1948) y "La ‘Preciosa Margarita’ del licenciado Diego Flores" (IV/1965).

Desde 1946 es miembro del Instituto Histórico del Perú (a partir de 1962, Academia Nacional de la Historia). Primero en calidad de correspondiente, hasta 1955, año en el que fue incorporado como miembro de número. Ha sido presidente de la Academia entre 1966 y 1979, donde ha honrado varios cargos y encargos; como el de inspector de archivos y museos en varios periodos: 1962-1965 y 1979-1980, y en la actualidad como representante de ella en la Comisión Técnica Nacional de Archivos. En la Revista Histórica se han dado a la luz diversos escritos suyos (artículos, notas, documentos, discursos de recepción, recensiones), algunos de los cuales son: "Dos documentos inéditos sobre Juan del Valle Caviedes" (XI), "El Conde de Cañete: un virrey desconocido del Perú" (XIV), "Documentos cifrados relativos al Perú en la época del virreinato" (XXII), "Apuntaciones sobre el curso de los precios de los artículos de primera necesidad en Lima durante el siglo XVI "(XXIX), "La fecha exacta de la fundación de Huamanga" (XXXVI), "Cieza de León en el Perú" (XXXVII) y "Rodrigo Lozano, øcronista? "(XXXVIII).

En 1948 obtuvo el Premio Nacional de Historia Inca Garcilaso de la Vega por su libro El Conde de Lemos, virrey del Perú, calificado de novedoso por el contenido y por el tratamiento metodológico del tema.

Don Guillermo Lohmann ha sido rector de la Universidad del Pacífico en 1969. El Consejo Universitario de esta prestigiosa casa de estudios, en sesión de 9 de junio de 1999, acordó la adhesión institucional a su candidatura a este Premio Southern Perú, considerando "… los evidentes méritos intelectuales del Dr. Lohmann, cuya labor en el terreno de la Historia ha inaugurado nuevas rutas para la comprensión del Perú y se ha convertido en modelo de seriedad y decencia intelectuales."

El 7 de julio de 1972, el doctor Lohmann ingresó como miembro de número en la Academia Peruana de la Lengua con un discurso sobre la "Poesía satírico-política durante el virreinato." Fue recibido y saludado por el director de la Corporación, don Aurelio Miró Quesada Sosa; actualmente es su vicedirector. Colabora en su Boletín. También es miembro fundador del Instituto de Estudios Histórico-Marítimos del Perú (1973). Allí es autor del tomo IV (siglos XVII y XVIII) de la Historia Marítima del Perú (1977).

Entre 1966 y 1969 fue director de la Biblioteca Nacional de Perú y en 1985 fue jefe del Archivo General de la Nación, institución a la que está relacionado de modo muy cercano desde julio de 1937 cuando llegó al entonces Archivo Nacional, bajo el afortunado padrinazgo del padre Vargas Ugarte. Don Guillermo Lohmann es el investigador de más larga consulta en el AGN: sesenta y dos años, hasta la fecha. Su nombre figura en distintas entregas de la Revista del Archivo Nacional y de la Revista del Archivo General de la Nación, de la que integra su comité de redacción.

Como investigador en fuentes de primera mano, don Guillermo Lohmann Villena ha revisado múltiples archivos con una minuciosidad increíble. Uno de ellos, al que está ligado inevitablemente su nombre, su figura y su trabajo, es el Archivo General de Indias, en Sevilla, ciudad a la que acude, por lo menos una vez al año, en Semana Santa, para participar como nazareno en la estación de penitencia de la Hermandad de Nuestra Señora de la Amargura. Su sitio de honor en tierras hispalenses está en la Escuela de Estudios Hispano-Americanos, que tiene en el Anuario de Estudios Americanos su medio de expresión más cabal y en el que se ha acogido a más de una de sus importantes contribuciones.

Es miembro fundador (1986) de la Academia Peruana de Historia Eclesiástica (antes Instituto Peruano de Historia Eclesiástica). En su Revista ha dado a conocer sus pesquisas acerca de: "Seminario de Santo Toribio de Lima" (1/1989), "Nuevos datos sobre Fray Antonio de la Calancha y la impresión de la Corónica Moralizada" (2/1992), "La Corona española y la población indígena" (3/1994), "Alonso de la Cueva Ponce de León: historiador de la Iglesia peruana" (4/1995) y las recensiones de los libros Santa Rosa y su tiempo (Lima: Banco de Crédito, 1995) (5/1996) e Itinerario para párrocos de indios (Madrid: CSIC, 1995) de Alonso de la Peña Montenegro (6/1998).

Diversas corporaciones han reconocido la valía intelectual del doctor Lohmann. En 1956 obtuvo el Premio Menéndez Pelayo. La Universidad de Sevilla le confirió el título de Doctor honoris causa (1965). El Centro de Estudios Histórico-Militares del Perú lo distinguió con el Premio Luis Antonio Eguiguren. El 16 de marzo de 1991 fue recibido como académico de honor de la Sevillana de Buenas Letras, dando lectura al discurso titulado "Presencia sevillana en Lima". Es socio honorario de la Asociación de Archiveros del Perú (1998); miembro de honor del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid y de The Hispanic Society of America, así como de las Academias Nacionales de la Historia de la Argentina, Bolivia, Chile y España.

Para comprender su magnífico aporte en el campo de la investigación histórica basta leer la "Biobibliografía de Guillermo Lohmann Villena" preparada por Pedro Guibovich Pérez y publicada en el N¾17 del Boletín del Instituto Riva-Agüero (p. 13-45). Hasta 1990 registra 385 títulos. En lista incompleta, sus libros son: El arte dramático en Lima durante el virreinato (1945), Los americanos en las órdenes nobiliarias (1529-1900) (1947), Las minas de Huancavelica en los siglos XVI y XVII (1949), El Gran Canciller de las Indias (1953), Informaciones genealógicas de peruanos seguidas ante el Santo Oficio (1957), El Corregidor de Indios en el Perú bajos los Austrias (1957), Las relaciones de los virreyes del Perú (1959), Las defensas militares de Lima y Callao (1964), Juan de Matienzo. Gobierno del Perú (1567) (1967), Les Espinosa, une famille d’hommes d’affaires en Espagne et aux Indes a l’époque de la colonisation (1968), Los ministros de la Audiencia de Lima en el reinado de los Borbones (1700-1821) (1974), Las ideas jurídico-políticas en la rebelión de Gonzalo Pizarro (1977), Personajes y estampas de Piura virreinal (1979), Los regidores perpetuos del Cabildo de Lima (1535-1821) (1983), Pedro de Peralta (1987), Amarilis indiana: identificación y semblanza (1993), Francisco Pizarro. Testimonio. Documentos oficiales, cartas y escritos varios (1986) e Inquisidores, virreyes y disidentes: el Santo Oficio y la sátira política (1999).

El doctor Lohmann casó en la parroquia de San Agustín, en Madrid, el 15 de noviembre de 1945, con doña Paloma Luca de Tena, de cuyo matrimonio han nacido Paloma, Rosario, Juan Guillermo, Catalina, María Rosa y María del Carmen. Tiene catorce nietos y dos bisnietos.

"La razón de ser de la Historia -señala el doctor Lohmann- no es la indagación de lo pasado por el exclusivo virtuosismo de saber cómo fue, sino para llegar a conocer unos hombres y unos acontecimientos que han condicionado nuestro presente. En los archivos queda la expresión más cabal del quehacer humano en todas sus dimensiones y en sus polvorientos legajos anida una incitación constante para descubrir la verdad del pasado, remoto o próximo. Por eso me constituí en un afanoso acarreador de materia prima histórica, y como el gran bibliógrafo chileno José Toribio Medina, puedo decir que he trabajado mucho y me he cansado poco. La vida es demasiado corta para no ocupar cada instante con algo provechoso y útil."

Lima, 17 de octubre de 1999.



César Gutiérrez Muñoz
Archivero de la Universidad

Pontificia Universidad Católica del Perú