Páginas vistas en total

Mi lista de blogs

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA
FRANCISCO IGARTUA CON DORIS GIBSON, PIEZA CLAVE EN LA FUNDACION DE OIGA, EN 1950 CONFUNDARIAN CARETAS.

«También la providencia fue bondadosa conmigo, al haberme permitido -poniendo a parte estos años que acabo de relatar- escribir siempre en periódicos de mi propiedad, sin atadura alguna, tomando los riesgos y las decisiones dictadas por mi conciencia en el tono en que se me iba la pluma, no siempre dentro de la mesura que tanto gusta a la gente limeña. Fundé Caretas y Oiga, aunque ésta tuvo un primer nacimiento en noviembre de 1948, ocasión en la que también conté con la ayuda decisiva de Doris Gibson, mi socia, mi colaboradora, mi compañera, mi sostén en Caretas, que apareció el año 50. Pero éste es asunto que he tocado ampliamente en un ensayo sobre la prensa revisteril que publiqué años atrás y que, quién sabe, reaparezca en esta edición con algunas enmiendas y añadiduras». FRANCISCO IGARTUA - «ANDANZAS DE UN PERIODISTA MÁS DE 50 AÑOS DE LUCHA EN EL PERÚ - OIGA 9 DE NOVIEMBRE DE 1992»

Mi lista de blogs

«Cierra Oiga para no prostituir sus banderas, o sea sus ideales que fueron y son de los peruanos amantes de las libertades cívicas, de la democracia y de la tolerancia, aunque seamos intolerantes contra la corrupción, con el juego sucio de los gobernantes y de sus autoridades. El pecado de la revista, su pecado mayor, fue quien sabe ser intransigente con su verdad» FRANCISCO IGARTUA – «ADIÓS CON LA SATISFACCIÓN DE NO HABER CLAUDICADO», EDITORIAL «ADIÓS AMIGOS Y ENEMIGOS», OIGA 5 DE SEPTIEMBRE DE 1995

Mi lista de blogs

CENTRO VASCO PERU

CENTRO VASCO PERU
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

CENTRO VASCO LIMA

CENTRO VASCO LIMA
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

«Siendo la paz el más difícil y, a la vez, el supremo anhelo de los pueblos, las delegaciones presentes en este Segundo Congreso de las Colectividades Vascas, con la serena perspectiva que da la distancia, respaldan a la sociedad vasca, al Gobierno de Euskadi y a las demás instituciones vascas en su empeño por llevar adelante el proceso de paz ya iniciado y en el que todos estamos comprometidos.» FRANCISCO IGARTUA - TEXTO SOMETIDO A LA APROBACION DE LA ASAMBLEA Y QUE FUE APROBADO POR UNANIMIDAD - VITORIA-GASTEIZ, 27 DE OCTUBRE DE 1999.

«Muchos más ejemplos del particularismo vasco, de la identidad euskaldun, se pueden extraer de la lectura de estos ajados documentos americanos, pero el espacio, tirano del periodismo, me obliga a concluir y lo hago con un reclamo cara al futuro. Identidad significa afirmación de lo propio y no agresión a la otredad, afirmación actualizada-repito actualizada- de tradiciones que enriquecen la salud de los pueblos y naciones y las pluralidades del ser humano. No se hace patria odiando a los otros, cerrándonos, sino integrando al sentir, a la vivencia de la comunidad euskaldun, la pluralidad del ser vasco. Por ejemplo, asumiendo como propio -porque lo es- el pensamiento de las grandes personalidades vascas, incluido el de los que han sido reacios al Bizcaitarrismo como es el caso de Unamuno, Baroja, Maeztu, figuras universales y profundamente vascas, tanto que don Miguel se preciaba de serlo afirmando «y yo lo soy puro, por los dieciséis costados». Lo decía con el mismo espíritu con el que los vascos en 1612, comenzaban a reunirse en Euskaletxeak aquí en América» - FRANCISCO IGARTUA - AMERICA Y LAS EUSKALETXEAK - EUSKONEWS & MEDIA 72.ZBK 24-31 DE MARZO 2000

Mi lista de blogs

viernes, 8 de enero de 2010

Jornada 29/04/1944


¿Qué día comencé a hacer periodismo? No lo sé. Sé que en los años 42 y 43 publiqué algunos artículos en un periodiquito de la Universidad Católica y sobre todo, recuerdo que escribía en hojas eventuales que iban apareciendo y desapareciendo en esos años, al entreverse el inicio del proceso electoral de 1945. No siempre cobré por ellos, pero sí recibí muy a menudo buenas propinas. Entré en planilla en Jornada. Allí comencé comentando las noches de la bohemia limeña y haciendo crítica teatral, lo que una vez me llevó a cruzar algunos golpes de puño con Sebastián Salazar Bondy, más tarde entrañable colaborador mío en OIGA (…)

Pero esto es historia, contada a groso modo, sin los matices que rodearon los hechos esenciales que he descrito. Lo que en mis recuerdos de periodista importa es que, paralelamente a esas tratativas e intrigas políticas, se funda un periódico que haría historia en la prensa nacional: Jornada. Allí fue donde, usando el lenguaje taurino, recibí la alternativa de periodista a tiempo completo. Aquel humilde periódico –muy bien diseñado- habría de ser quién sabe, la más bella aventura del periodismo peruano de este medio siglo. Una hoja. Una sola hoja, eso era Jornada, se alzó como vocero del Frente Democrático y se enfrentó a todo el resto de la prensa local, de la gran prensa tradicional, de los diarios que siempre habían dictado el rumbo de la política peruana (…)

La hoja solitaria pronto creció a cuatro y algunas veces a ocho páginas, pero por falta de rotativa tuvo que imprimirse en varias imprentas a la vez. Se llegó a más de cien mil ejemplares diarios… Y la hoja, Jornada, venció en esas elecciones nacionales. La razón, la movilidad al inmovilismo. El Frente Democrático tuvo un triunfo arrollador (…)

FRANCISCO IGARTUA – Andanzas de un periodista


Archivo Revista Oiga – Colección Jornada

jueves, 7 de enero de 2010

Oiga 8/11/1948


Oiga! Semanario del pueblo para el Pueblo

Dirección: Luna Pizarro 725

Dirige F. Igartua

Precio: 0.50

------------------------------------------------------------------

Lima, lunes 8 de Noviembre de 1948

El fin justifica los medios

Aparece este semanario en un momento crítico y lleno de incertidumbre e inquietud para la patria. No creemos venir a salvarla. No somos ilusos. Nos limitaremos a cumplir en nuestro campo, en el periodismo, con lo que nos parece justo. Hemos debido salir algo antes para el público, pero un cambio de gobierno, sorpresivo aunque no inesperado, ha instalado a una junta militar en el poder y nos ha obligado a meditar la justicia de nuestra posición. Y no la variaremos. Seguimos creyendo que sólo la honestidad y él interés, asentados en una doctrina social revolucionaria que sea realizable, podrán hacer la felicidad de nuestro pueblo.

------------------------------------------------------------------

Pretende regresar

Con la mirada insolente aparece en esta foto don Manuel Pardo y Ugarteche. Nos ocuparemos de él, no por su mirada ni por hacer amargos recuerdos del triste 79, sino por las pretensiones actuales de este ex gobernante de opereta que, solo por el fraude y el dinero pudo llegar, en 1939, a la Presidencia de la República. Tampoco queremos hacer el recuento de su funesta labor administrativa. Algún día se sabrá porque fué aprobada en la cámara de un solo carpetazo, la Cuenta General de la República del año de 1945 y conoceremos la cantidad de dólares o soles que Don Manuel tuvo que entregar al comando apristas para ultimar esta operación. Posteriormente daremos a publicidad algunos artículos demostrando la culpabilidad de Prado en nuestra actual crisis económica. Prado deprecio la moneda nacional y se dio el torpe e interesado lujo de exhibirnos ante el mundo como el único país, durante la guerra, que no preciso del control de cambios. Y fue precisamente esta falta de control, las que nos dejo sin divisas y con este terrible malestar de hambre y miseria que padecemos. Hoy nos limitamos a señalar al hijo de MARIANO IGNACIO PRADO como enemigo publico de la peruanidad y, advertimos, que todas sus gestiones para volverse a sentar en la silla presidencial tendrán que fracasar. El dolor y dignidad del Perú están de por medio. Si quiere honores que los busque en Chile y, si quiere reventar de millones, que les cobre el favor que presto su padre a los chilenos. Sabemos que quiere regresar y que ya ha iniciado gestiones en ciertos círculos podridos de nuestra política… Le aconsejamos por su bien, se quede en tierras europeas. Hay suciedades que no deben moverse porque ofenden a todos. Bastante ignominia le debemos a su padre y mucha miseria nos dejó él con su gestión gubernamental del año 39.

------------------------------------------------------------------

Verdadero objetivo del civilismo:

Eliminacion del control de cambios


Creemos cumplir un deber patriótico ineludible al salir combatiendo a uno de los más encarnizados y persistentes enemigos del Perú: AL CIVILISMO. Este hipócrita y centenario mal ha corroído el alma misma del pueblo y es a él, a quien debemos la única justificación de las tendencias demagógicas que han puesto en peligro la nacionalidad. Sin la crueldad de la plutocracia no habría existido la barbarie aprista.

Pero, no satisfechos estos señores, quieren seguir corrompiéndonos en beneficio de sus oligárquicos intereses. Al descalabrarse el aprismo pretenden hacernos creer que es a ellos a quienes les toca imponer. No señores. Nadie los quiere ni engañar a nadie. La Junta Militar tiene otras obligaciones que, por lo menos esperamos, sabrán cumplirlas.

Lo que ellos buscan es mas dólares Y MAS MERCADO NEGRO. Con el pretexto de interesarse por la producción del país, nos quieren hacer tragar el cuento de que es necesaria la eliminación del control de cambios. Pero, bien sabemos lo que para ellos significa el país: nada más ni nada menos que sus intereses.

¡Vivan ellos contentos y ríase la gente!. Quieren la eliminación del control de cambios para ser ellos –los exportadores– el único control. La cosa es muy simple. Al Perú regresan cada año varios millones de dólares que el Estado adquiere a precio oficial. Estos dólares son, en su mayoría producto de las ventas de exportación. Los exportadores –el civilismo ósea el algodón y el azúcar– alegan ser propietarios totales de estos dólares o, mejor dicho divisas. Dicen que ellos trabajan la tierra y tienen derecho al producto de la misma. ¿Pero ellos trabajan la tierra?. ¿Tiene el Estado la seguridad de que esas divisas quedan en tierra peruana y que beneficiaran también al sudoroso peón que desde tiempo atrás ha sufrido el látigo del patrón y el hambre de sus míseros salarios?. ¿No tiene el Estado derecho a sospechar que esos dólares o, divisas, engrosan EL MERCADO NEGRO o queda en tierra extranjera lo que generosamente obsequio el suelo peruano, con el sudor del cholo al déspota propietario… en combinación con los grandes importadores que, casi siempre es lo mismo. El control siempre existiría. Aunque, ahora, en manos de particulares y no del Estado. He aquí la diferencia. Para hacer bajar o subir la moneda, según les convengan a ellos y no al país, bastaría que lo determinaran en una reunión. Lo que pretenden es un Estado dentro de otro Estado. Tienen nostalgia de poder… y nos parece que la seguirán teniendo. El pueblo quiere justicia y no mendrugos de pan caídos de las mesas de los ricos.

En lo único que estamos de acuerdo –no sea que se nos llame intransigentes o perdularios– es en que hay que aumentar la producción. Para bien de ricos y pobres. Y, por lo tanto, con el sacrificio de todos y no solo con el hambre y dolor del pueblo. Medítenlo bien, que les conviene, señores descendientes de los marqueses, duques o condes de los que fueron cacicazgos del Perú. Y no se piense que estamos defendiendo una oficina burocrática. Ningún interés tenemos en ello. Bien conocido es el desprecio que por la burocracia tiene el periodista.

Lo que queremos es tener fe y creemos que de la capacidad de los hombres que acaban de llegar al poder depende un arreglo conveniente a los intereses nacionales. Tienen dos caminos: o el control de cambios o un progresivo aumento del impuesto a las exportaciones. Ambos caminos son iguales o semejantes, con la única diferencia, que la ultima medida es, por desgracia, mucho mas complicada y aun mas fácil de burlar. Todo depende de la honradez y patriotismo de los que dirigen y de los que obedecen. Pero ¡tenemos fé!.

------------------------------------------------------------------

Martillando

¡Cuidado con la policía!


Este grito de angustia ha desaparecido de los hogares. El terror con que vivían muchas modestas familias que se atrasaban en el pago de su casa, ha desaparecido. Al fin suspiran con calma. ¡Bien!. El abuso de los propietarios había llegado al colmo. De noche y día llegaban con la policía, y adiós sueños, platos, camas. Había que mudarse a las Pampas de Amancaes!. ¡Al fin se acabo!.

------------------------------------------------------------------

De guatemala... a Guatapeor

Muy sonriente, el viejo ogro civilista señala el camino de Guatepeor.
Mas el pueblo, nada zonzo, prefiere que la junta lo mande… a descansar.

------------------------------------------------------------------

Para lo que sea conveniente –no queremos líos con nadie– declaramos:

OIGA aparece sin otro auxilio económico que los soles salidos del bolsillo de sus redactores. Que estos soles no son muchos y tenemos el temor de quedarnos en el primer número. Por lo tanto, y sin vergüenza, pedimos ayuda al público y a los amigos. Gracias.

------------------------------------------------------------------

Trayectoria de la International Petroleum

Un pulpo sobre América Latina

El Petroleo


El petróleo como cualquiera de los bienes que nos ofrece la naturaleza es un instrumento para el Bien o para el Mal, para la Opresión o la Libertad, la Justicia o la Injusticia.

En la negra historia de los trust imperialistas tiene un lugar de privilegio y de excepción el trust petrolero. Dividido aparentemente en diferentes ramas –la norteamericana, la canadiense, la inglesa, la holandesa, etc.– en realidad contactos secretos vinculan los intereses de las compañías explotadoras del oro negro. Así vemos que la International Petroleum figura como canadiense y todos sabemos que es en realidad una avanzada del imperialismo yanqui y al mismo tiempo la International absorbe, prohíja y administra a la Lobitos, aparentemente inglesa.

La historia de las luchas de las compañías petroleras, sus crímenes y sus exacciones en EE.UU. ocupan varios volúmenes. A tal grado llego el abuso de dichas compañías que el Estado yanqui se vio obligado a limitar sus actividades y ponerle severas cortapisas. Sin embargo, algunos miembros de la Secretaria de Estado –entre los cuales figuro el nefasto Braden– son los más grandes favorecedores de las compañías petroleras en América Latina. Con el pretexto de propiciar el desarrollo del capitalismo, de fomentar la industrialización y de ayudar al “buen vecino”, los magnates petroleros, se lanzan como buitres tras un cadáver sobre cualquier arenal, cerro o selva de donde brote petróleo.

En el Perú hemos sufrido una amarga experiencia con la explotación del petróleo.

Sabido es como las empresas extranjeras poseedoras de la región denominada Brea y Pariñas dejaron de pagar durante muchos años el canon que era debido. Estas cantidades, que acumuladas eran fantásticas, no fueron exigidas, sino débilmente por el Gobierno civilista de entonces. Frente al gobierno se levanto prepotente y audaz la compañía extranjera que no reconoció las disposiciones oficiales y tuvimos que sufrir la humillación de tener que ir a dirimir nuestro pleito interno ante una Corte Internacional.

Durante decenas de años el capitalismo yanqui se ha enriquecido con nuestro petróleo. Últimamente –temerosos de la reacción del pueblo peruano y de una posible expropiación– la International trata de mejorar las condiciones de vida del trabajador y gasta muchos dólares en propaganda. Sin embargo, la realidad es que la International Petroleum ha convertido un pedazo de nuestro territorio en territorio extranjero. Talara es peruana a medias. Talara es mestiza. Mestiza de gringo y cholo.

Nadie sabe a ciencia cierta cuanto petróleo sale del Perú. Nadie sabe cuanto es el petróleo que ha salido ni cuales son las verdaderas cifras que debieron declarar los imperialistas, ni los verdaderos impuestos que debieron pagar. Recordamos que en una ocasión se denuncio que los barcos petroleros llevaban mucha mayor cantidad de oro negro que el declarado. Pero se echo como de costumbre tierra encima. Se dedica la International Petroleum a convencernos de que el petróleo de Talara se acaba y que debemos entregarle Sechura.

No somos fanáticos, ni sectarios, ni irresponsables, ni demagogos. Pero tampoco somos unos vendidos al dólar. Creemos, en consecuencia que el petróleo se debe explotar. Pero creemos que no puede permitirse que la odiosa opresión que rige sobre Talara se extienda a otra vasta región colindante. Se formaría así una pequeña República semi-yanqui que podría cualquier día “independizarse” como se independizo Panamá o California.

El petróleo peruano se debe explotar pero fiscalizado por el Gobierno peruano y con participación de capital peruano, sin que goce de injustos privilegios, sin que atente contra nuestra leyes y soberanía.

Preferimos ser pobres a ser una “República del Petróleo” dirigida por cualquier “míster” de la International Petroleum.

El Petróleo es un pulpo succionador en manos de los imperialistas, que extiende sus tentáculos sobre América. Sin embargo, México y Argentina que han cortado los brazos del pulpo y explotan su petróleo para beneficio de sus pueblos, nos dan un ejemplo a seguir… (…)

------------------------------------------------------------------

¿Quieren mas?

Al llegar Don Manuel Prado a Paris y, al enterarse unos franceses de las diabluras de su Papa, exclamaron:

-¿Vive todavía y es rico, con los ahorros de su pueblo, este señor Prado?

Y rascándose la cabeza e imitando al gringo aquel, comentaron:

-En el Perú se premia la traición. ¡Bueno, costumbres de países barbaros! – añadieron… (…)

------------------------------------------------------------------

Silencio sobre una estafa

La Compañía de Tranvías ha cometido un abuso incalificable al sorprender al público, sin aviso previo, con un alza arbitraria en los pasajes urbanos. Sorpresivamente sin que nadie lo supiera por los diarios u cualquier otro medio informativo aumento en 30 por ciento los boletos… (…)

------------------------------------------------------------------

LA MISMA HISTORIA
EEUU – Walt Street
Argentina – Oligarquía
Perú – Plutocracia Pradista
TRES EJEMPLOS DE UNA MISMA HISTORIA

------------------------------------------------------------------

Aberración Jurídica y Corte Marcial

Estamos completa y rotundamente de acuerdo con la creación de Cortes Marciales para juzgar los casos de rebelión. No podíamos seguir siendo un país de revoluciones. Así no se camina. Es indudable que, por lo anterior, y por las gravísimas circunstancias que atraviesa el país era imprescindible esta medida. Ejemplo aterrorizador es la asonada aprista del 3 de Octubre. Lo que no entendemos es la razón del artículo 7º, que dice: La Corte Marcial resolverá según su criterio si acepta uno o más defensores que nombren los acusados o si lo designa ella misma. No somos peritos en leyes. Solo júzganos como periodistas el asunto. Aunque, para no equivocarnos, hemos consultado con abogados que nos han dicho que estamos ajustados al espíritu universal del derecho. Este articulo importa una aberración jurídica inconcebible que estamos seguro ha de causar penosa y profunda extrañeza en el país como en el exterior. Es contraria a todo principio y a toda legislación positiva… (…)

------------------------------------------------------------------

Tengan presente que:

La juventud no permitirá el regreso de Manuel Prado. No permitirá el retorno de quien fue impuesto en 1939 y que sometió a la Patria a seis años de tiranía y conformismo… (…)

------------------------------------------------------------------

Veamos lo que somos para saber que haremos

Por la actualidad que cobra y para estudio de los que deseen conocer nuestra realidad, publicamos a continuación este articulo de José Carlos Mariátegui. Apareció con el siguiente titulo: “La unidad de la América Española”. Nos hemos atrevido a cambiarlo para darle mayor actualidad. A Mariátegui lo admiramos como pensador y sociólogo. Nada tenemos que hacer con su comunismo. Pensamos, más bien, que el profundo sentido de la peruanidad que él tenía, lo hubiera hecho modificar su posición política. De todos modos queda siempre como el genial interprete de nuestra realidad… (…)

------------------------------------------------------------------

El clero no debe meterse

Con extrañeza y hasta con estupor hemos visto la actitud del clero en estos últimos acontecimientos políticos. Hay muchas personas, católicas también como nosotros y quien sabe por eso mismo, que han opinado en forma desfavorable de los curas y frailes que, en forma ostensible se han presentado ante el país con intenciones de presionar a los fieles incautos y desprevenidos. Somos observantes de la religión del Estado. No queremos, por lo tanto ofender a sus ministros sino llamarles la atención. No es así como se hace apostolado. En la política nada tienen que hacer los sacerdotes. Su misión, elevada y digna, nada tiene que hacer con los odios y pasiones de los hombres que se dedican a gobernar o politiquear. Esto ultimo queda para los profanos… (…)

------------------------------------------------------------------

¡A arrear por borricos!

En una intentona casi pueril para capturar el poder y una gritería de estudiantes, ha quedado sepultado el aprismo como partido legal y han quedado miles y miles de hombres y mujeres, inocentes de la locura de unos cuantos, al borde de la desesperación y con la intranquilidad del mañana en sus pechos. El aprismo ha escogido definidamente su derrotero: vivir en la sombra y encaramarse al poder por la violencia si es que, por desgracia o incapacidad de los gobernantes, la masa aprista continúa al lado de quienes la abandonaron en el momento de la lucha y decisión. El apra ha demostrado esta vez hasta la saciedad su inadaptabilidad a un régimen de convivencia y libre discrepancia. Quedan ahora, en el panorama político legal del país, las fuerzas oligárquicas o plutocráticas por un lado, la Unión Revolucionaria al otro extremo y, al centro, otros grupos progresistas de derecha o izquierda. Si queremos convivir en paz, solo será a base del juego político entre estos grandes sectores. Esperemos de la oligarquía el abandono de egoístas pretensiones y la voluntad firme de una sana evolución que haga olvidar un pasado cruel y culpable –quien sabe como el que más – de los desbordes del aprismo. Que las plutocracias tengan presentes el tonto descalabro aprista. Que los jóvenes civilistas comprendan la necesidad patriótica de su liberación en un moderno partido conservador… No sea que haya que decirles como hoy a los lideres aprismo: ¡A arrear, por borricos! ¡Os habéis quedado sin soga ni cabra! ¡Sin libertad ni masa!... (…)

------------------------------------------------------------------

Corte Marcial

A muchos espíritus pacatos les habrá causado terrorífica impresión el leer en letras de molde: ¡Corte Marcial!. Los asusta pensar que la Justicia llegue a los extremos. Esto, sin embargo, no les impide que vean con el menor horror una masacre popular. El femenino sentido de la vida que tienen estas gentes, les hace olvidar que el criminal debe ser castigado con crueldad igual a la de su crimen. Y los que pretendieron matar, y en serie, deben pagar su culpa de acuerdo a su maldad. Por desgracia, hay algunos personajes sueltos. Estos son los verdaderos culpables. ¡A chaparlos!. No es necesario, seria hasta contraproducente, ensañarse en aquellos que solo se dedicaron a obedecer.
¡Muy bien la Corte Marcial!... aunque no justifica un golpe de Estado. Hay otras formas de conseguir justicia en una democracia… (…)

------------------------------------------------------------------

Encuesta popular sobre:

¿Cuál ha sido el hombre mas funesto para el país?

¿Por qué?

Una vez escrito el nombre de este infausto personaje y después de señalar las razones que asisten al lector para calificarlo como tal, recorte este cupón y envíenoslo a la siguiente dirección: Luna Pizarro 725. Le rogamos sea breve. Gracias.

------------------------------------------------------------------
.
Archivo Revista Oiga – 8/11/1948 - 5/09/1995

Andanzas de Federico More – prologo de Francisco Igartua - Cascabel tiene uso de razón - Cascabel 12/03/1936


AL amanecer del doce de marzo de 1935, apareció CASCABEL. Era un martes. Al amanecer de hoy, jueves, doce de marzo de 1942, también aparece CASCABEL. Son siete años, hora por hora y número por número. CASCABEL corre el peligro de tener antigüedad y de dejar, así, de pertenecer a la prensa chica, famosa por su esfuerzo de vanguardia, porque no tuvo en cuenta el tiempo, porque cree que los amados de los dioses mueren jóvenes y porque no duda de que solamente los niños dicen la verdad. El único título de CASCABEL, en esta breve carrera que no tiene más peligro que ir convirtiéndose en larga, es haber intentado, siempre, decir la verdad. Inclusive ha pretendido envolver la fuerte desnudez de la verdad en el manto diáfano de la fantasía, para decirlo con la incomparable frase del maestro portugués. En otros términos: CASCABEL se ha esfor­zado a favor de la verdad hasta mentir por ella. Saber mentir y saber que se miente es la forma más cruel de decir la verdad, aunque la verdad es una divinidad infeliz que, desnuda, se esconde en el fondo de un pozo y no soporta el ataque violento de la luz. Ella no sabe si la luz es una forma brillante de la mentira.

CASCABEL se ha esforzado en demostrar que es posible no decir ni la verdad ni la mentira: la inteligencia de los hombres es tan escasa que en sus frecuentes disputas las confunden y las barajan. Por eso inventaron la Dialéctica y la Sofística, antes de mentir buscando la verdad. En busca de la verdad, los hombres han inventado palabras encantadoras y maravillosas: Ilusión, Esperanza. Amor... Han inventado religiones y mitos y, para explicarlos, han inventado otras palabras también encantadoras y maravillosas: Fe, Caridad, Más Allá. Y se han consolado con sus propias palabras como el niño que, dentro de un cuarto oscuro, silba y tararea para no tener miedo. CASCABEL ha manejado estas palabras con alegría y con estoicismo verdaderamente dignos de nuestra latitud. Quizá nunca haya dicho la verdad; pero seguramente nunca ha mentido. Para CASCABEL la verdad sigue, escondida y desnuda, en el fondo de un pozo. Mientras no salga y no la veamos, nos será imposible mentir.

CASCABEL ha conocido y cultiva la gloria del rincón donde el último espadachín combatía. Al sentirse constantemente acome­tido, ama la lucha, gustaría perecer en ella y está seguro de que la muerte de los que mueren bien se confunde frecuentemente con la inmortalidad.

CASCABEL se ha convertido, en un conjunto de gentes de trabajo y en un esfuerzo comercial. Cumple siete años y teme envejecer. Le queda la confianza de que nunca será decano y de que en su vejez encontrará siempre muchos que lo superen. Siempre será más joven. Los siete años son, entre los católicos, el principio de la mayor edad, el punto sazonado en que dicen que la razón empieza. Nuestro pobre Kant, que amó, cultivó e inventó la razón, habríase quedado perplejo si se le dice que el uso de la razón empieza a los siete años. Para Kant la razón era una forma de encontrarse en el mundo y entenderle. La forma de ver un árbol y de mirarlo crecer. La forma de llegar a descubrir, a lo largo de una vida, que la copa del árbol impidió ver el campanario que estaba al frente. La razón es como el árbol: su crecimiento y su desarrollo valen para ojos ajenos, porque el árbol se ignora a sí mismo. CASCABEL se ignora a sí mismo y cumple su función con la inocencia, con la seguridad y con la pureza que tienen el encéfalo para pensar y el intestino delgado para digerir. El que sabe que está pensando es poco menos que loco; el que sabe que está digiriendo es poco menos que estilico. En cuanto las funciones naturales se convierten en hecho analizable, crean al enfermo. El encanto de la salud es que es nada más que un don de vivir, ignorante de las funciones naturales. Esto es lo que se llama entusiasmo. La ciencia es hermosa en cuanto mecánica. En cuanto orgánica, es pedante. De tal modo, la teoría de las glándulas es discutible, literaria, retórica, pedantesca. En cambio, la teoría del automóvil es exacta y limpia. Algo más: es vulgar como la vida. Y el automóvil viejo es vulgar como el cadáver. En esto no hay nada orgánico, no hay nada discutible. Nació, creció, vivió, murió. Las glándulas, la función, la filosofía de la vida no valen nada en este caso. CASCABEL, al adquirir, escolásticamente, uso de razón, aspira a ser una rueda más en el mecanismo de la Patria. CASCABEL aspira a identificarse con el Perú en sus errores y en sus defectos. Para elogiar sus virtudes y enaltecer sus méritos hay muchas bocas y muchos papeles. CASCABEL quiere ser el hígado, listo para absolver todo lo malo y para eliminarlo. Ama sólo al Perú; con sus equivocaciones, con sus errores, con sus injusticias. Así como el buen enamorado ama a su amada sin darse cuenta de que sus facciones, y su color, pueden ser discutibles. La Patria es mujer y CASCABEL es hombre. Al cumplir otro año de vida sólo deseamos que nos dure la entereza, que no nos abandone el entusiasmo y que podamos enseñarles a las gentes el arte dulce de la tolerancia; enseñarles a no cometer crímenes en nombre de la justicia; enseñarles, para decirlo con la frase de uno de nuestros grandes escritores, que la piedad es la justicia del corazón. Repetirles aquel incomparable consejo que don Quijote le dio a Sancho cuando el pobre escudero iba a ser goberna­dor: «y si doblas la vara de la justicia, Sancho, hijo mío, que sea al peso de la misericordia y no al de la dádiva»... Enseñarles, en una palabra, que la mentira no es otra cosa que la forma galanteo piadosa de la verdad. Aprendamos, lectores, a mentir sin ultrajar a la verdad, así como las mujeres han aprendido el arte sutil de vestirse sin ropa. CASCABEL, al empezar su octavo año de vida, desea únicamente serle fiel al Perú y ser fiel a sí mismo y que, cuando haya engaño, nos engañemos todos de común acuerdo. De este modo, crearemos todos la verdad posible, la mentira probable, la Patria segura. La Patria con sufrimientos, con heroicidades, con glorias, con penas, con grandezas y con derrotas. La Patria, imagen ideal permanentemente incorruptible como la mujer amada, que alguna vez puede llegar a vieja, pero que nunca será fea. La Patria que, como el amor, se confunde inmarcesiblemente con la juventud. CASCABEL aspira a ser un reflejo constante de los defectos del Perú. Para sus virtudes, quedan muchos, que las dicen.


Archivo Revista Oiga - Coleccion Cascabel

Cascabel - 14/03/1935


CON MUCHO recelo ve el pueblo, que ahora tiene memoria, APROXIMARSE El Proceso Electoral de 1936.

Cuando cayó Leguía, el pueblo tuvo la impresión de que no habían hombres capaces para ponerse al frente de los negocios públicos.

Por eso se tolero que Sánchez Cerro fuera Presidente Provisorio.

Cada vez que Sánchez Cerro –en los primeros días de su gobierno provisional– hablaba a los ciudadanos desde los balcones de Palacio, entre los que escuchaban se percibía una sensación desagradable.

Ese hombre, el Jefe del Estado, el Primer Ciudadano de la Republica, tenía menos capacidad que todos los que formaban la gran masa de manifestantes.

“Las ratas pulguientas” y “los cholos babosos” se daban cuenta de que el Presidente de la Republica veía la paja en el ojo ajeno….

Pero se consolaban diciendo que tenía buenas intenciones.

Rápidamente paso a la historia eso de las buenas intenciones. Los cadáveres de ciudadanos regados en las ciudades y en los pueblos, las prisiones atestadas de gentes que no sabían por que estaban detenidas, eran elocuentes. Ante ese panorama ya no le cupo la menor duda: Sánchez Cerro no tenía ni siquiera buenas intenciones.

Desgraciadamente, el pueblo siguió convencido de que no había hombres. Y cuando tuvo que escoger entre Sánchez Cerro, Haya de la Torre, Osores y de la Jara y Ureta, optó por el peor.

Seguidamente pensó que “mas vale malo conocido que bueno por conocer”.

No tenia confianza en ningún de los otros, a pesar de los limpios antecedentes políticos de Osores y la Jara.

Paso el tiempo. Unas balas destruyeron todo lo malo que habían hecho esas elecciones desgraciadas.

Se inicio una época mejor.

Ahora nos aproximamos nuevamente a un periodo electoral. Otra vez el pueblo tendrá que escoger a su mandatario. Habrá de elegir un nuevo Presidente de la Republica.

Naturalmente, hay muchos probables candidatos. Entre ellos, el señor de la Riva Agüero, don Felipe Barrera Laos, don Luis Alberto Flores, don Luis Antonio Eguiguren, don Amadeo de Piérola, don Julio Egoaguirre, don Roberto Leguía, don Víctor Raúl Haya de la Torre, don Pedro Oliveira, don Guillermo Billinghurst, etc, etc….

Muchos serán los candidatos.

En 1931 fueron solo cuatro.

El pueblo escogió cuidadosamente. Gozo de libertad. Asistió a las conferencias, estudio programas, ingirió folletos y escucho discursos.

Discutió, se culturizo, se hizo moderno.

Y a la postre resulto eligiendo al peor de todos los candidatos.

¿Para que sirven entonces, entonces, las elecciones?

Puede considerarse al político al político elegido como el autentico representante de las mayorías o de los intereses de esas mayorías?

Los dieciséis meses son la mejor respuesta.

Por eso, para 1936, siendo mas los candidatos, y consiguientemente mas difícil la elección, el pueblo esta extraordinariamente receloso.

Teme las elecciones. Teme volver a equivocarse.

No tiene el menor interés, en intervenir en el próximo proceso electoral.

Si en las democracias debe realizarse lo que desean las mayorías, esta vez, democráticamente, debían ser muy pensadas las elecciones del 36. Porque el pueblo no tiene mucho interés.

Sabe que le puede ocurrir lo mismo que en el 31. Y con mayor razón tratándose de que los candidatos son más numerosos y variados.

Y no todos los días se tiene la suerte de que los errores duren solo dieciséis meses.

------------------------------------------------------------------

Ayer dijo la Prensa

EL COMERCIO”, en su sección editorial, conforme a lo que habíamos anticipado nosotros en nuestra edición de ayer, se ha ocupado, con una extensión fluvial, de los desbordes del rio Huatíca, sin parar mientes, sin duda, en que sus desbordes editoriales, que ni siquiera tienen la fecundidad del légamo del Nilo, están arrasando las sementeras del país.

En su sección, “Lo que pasa en Europa” que lleva como subtitulo “Recordando al Buen Rey”, (¿no será el de los Once Años?), da cuenta de la manera como se ha conmemorado el primer aniversario de la muerte de este soberano.

Hoy, en primera pagina, hay un apreciable anuncio japonés, lo que quiere decir que el nacionalismo se resfría.

Unos telegramas de protesta por el nefasto atentado de San Isidro, han salido en letras muy pequeñitas, lo que quiere nos confirma en nuestra idea de que el nacionalismo del Decano se ha constipado.

En la décima pagina, en lugar perdido, el Decano publica las sugestiones hechas por un Gremio de Trabajadores, a propósito de la construcción del barrio para obreros, iniciativa que ha de tener gran trascendencia social.

En las noticias del extranjero, no encontramos ningún cuadrito seductor.

Registramos dos artículos sobre el Japón (nunca había sobre los japoneses en el Perú). Con toda seguridad que mañana tiene dos anuncios de casas japonesas. (¿Deo Gratias!)

LA PRENSA” se ocupa, dándoles igual importancia, de los aprestos bélicos de Rusia y Japón y de la necesidad de suprimir o morigerar las contribuciones comerciales.

En su sección editorial, y con una amplitud que no la conocíamos sino en el Decano, “La Prensa”, respondiendo a su agrarismo, hace disquisiciones sobre la conveniencia de estimular el cultivo del trigo en las zonas altas del Perú.

Después de ese articulo, “La Prensa” va a venderse mas entre los indios que pueblan las orillas del lago Titicaca.

LA CRONICA”, en su 1era, pagina, por equivocación o por carecer de archivo, ha publicado el retrato de Bernaw Shaw, haciéndolo aparecer como si fuera Venizelos.

Solo al ilustre humorista ingles le pasan cosas como esta. ¡Que cosa dirá cuando al ver “La Crónica”, y reconociendo su retrato, se de cuenta de que el ya no es el mismo, sino Venizelos! ¡Ahora si que va a creer en la trasmigración, en vida, de las almas!


Archivo Revista Oiga - Colección Cascabel

domingo, 3 de enero de 2010

Cascabel - Oscar R. Benavides - 27/04/1935


OSCAR R. BENAVIDES,

General de División, de nuestro Ejército y Presidente Constitucional del Perú, al cabo de dos años de Gobierno, vemos un país laborioso; y ordenado. Saludémoslo.


Archivo Revista Oiga - Colección Cascabel

sábado, 2 de enero de 2010

Cascabel - Como hoy, hace tres años, cayeron los 8 marineros - 11/05/1935


COMO HOY, HACE 3 AÑOS, CAYERON LOS 8 MARINEROS

Hoy, 11 de mayo, se cumplen, justamente, tres años del fusilamiento de los ocho marineros.

Lanzados por la inconsciencia, estas ocho vidas jóvenes y bravías fueron recibidas, inexorablemente, por el odio y la destemplanza.

Desde las 2 y 35 de la tarde del 11, cuando cayeron, convulsionándose, los cuatro primeros marineros, el Perú había entrado en la etapa más sangrienta de su historia, y en la más injusta, en la más incongruente; porque la Justicia había de caer su sanción sobre gente humilde, y en el fondo, inocente.

En suma, el pivote de la sanción se apoyo, lacerante, sobre la vida de los que no tenían una responsabilidad ideológica y concreta de sus actos. Por primera vez en el Perú, so pretexto de Justicia Social, se había de lanzar a la marinería desde la impunidad, desde el ajetreo anonimizado, a los hombres humildes y trabajadores, abono del campo, energía de las fabricas, elementos del Ejercito y de la Armada.

Con el romanticismo, jamás los jefes y directores de movimientos eludieron su responsabilidad y su cabeza, con el Materialismo Histórico, mal dirigido y peor aplicado, los líderes mandaron a la matanza a los oscuros y a los humildes.

Y la prueba de que esos marineros sublevados no actuaron por cuenta propia, y de que no repetían la hazaña trascendental y responsable de un Potemkin, es que, dueños materialmente de la armada, careciendo de una orientación autónoma, que les habría dado fuerza, cayeron indefensos, como niños. Mientras ellos, bravos y decididos, cumplieron con el plan, los otros, escondidos o lejos, carentes también de orientación y absolutamente huérfanos de responsabilidad, no aparecieron.

Empujaron a los bravos con tal intención de explotar su triunfo o su muerte. Porque quien no acompaña a sus amigos para morir, los negara tres veces desde el poder. Y los acontecimientos posteriores a cual más crueles y sangrientos, se encargaron, objetivamente de confirmar esta apreciación.

Por lo que toca al bando contrario, diremos que pocas veces en la historia un gobierno confundió tan lamentablemente e inútilmente, la crueldad y el ensañamiento con la justicia. ¡Esos ocho hombres cayeron porque les toco la balota negra! Y, a la hora de morir, cuando Vidal, Pozo, Gamarra y Arrué, eran llamados por la voz del oficial; cuando doce soldados apuntaron a los cuatro marineros, ni uno de los fusiles, como es uso en estos casos, había sido cargado solamente con pólvora, a fin de que todos los que iban fusilar, tuvieran la posibilidad y la esperanza de no matar. Y lo mismo había de ocurrir, minutos mas tarde, cuando Medrano, Hoyos, Dejo y Ojeda habrían de reunirse con sus otros cuatro compañeros, de quienes solo un disparo los separaba…

Entre tanto, en Lima, en el Perú entero a esas mismas horas, se sentía una pesadez mortal… … … … indecible, una desconfianza inenarrable.

En una de las calles de Lima, que los transeúntes circulaban silenciosamente, como sombras, una mujer del pueblo, arrodillada; y con los brazos abiertos, como para no dejar escapar a las aceras ni un átomo de piedad, simboliza el dolor del humilde: era la madre de uno de los marineros.

Y allá, en la Isla, en el montículo aquel del camposanto, dicen que al día siguiente o días después encontraron, exhumado en actitud de reptar a uno de los marineros enterrados.

¡La tierra le fue muy ligera a ese pobre marinero que no acabo de morir!

Si los Once años contenían en germen tantos elementos de discordia y disolución, para comparar sus consecuencias no encontramos sino en la literatura algo que pueda dar, concretamente una idea de tan singular fenómeno. Nos referimos, al caso del señor Valdemar, de Edgar Poe, al señor aquel, que, muerto hace mucho tiempo, y debido al estado de hipnosis en que se encontraba, parecía burlar esa ley ineluctable, la de la descomposición. Pero en cuanto se retiro la fuerza hipnótica, ese cadáver, en menos de un minuto, como si todas las energías de la tierra y todos los corrosivos se le disputasen, quedo convertido en grumos, en hedionda gelatina y en podre.

Ante esas ocho victimas, Vidal, Pozo, Gamarra y Arrue; Medrano, Hoyos, Dejo y Ojeda: ante el error que ha de ser el abono de la experiencia, depositemos, tanto más grande cuanto que ellos fueron humildes, lo mas adentrado de nuestra piedad y de nuestro recuerdo.

F.M


Archivo Revista Oiga - Colección Cascabel

viernes, 1 de enero de 2010

Cascabel - Vida y Muerte de Antonio Miro Quesada - por Federico More 18/05/1935


Trompadas de un zurdo

Vida y muerte de Antonio Miro Quesada

ASI como en la Vida de Cristo, María, la Madre del Salvador, figura sólo por instantes y aparece, resplandeciente, definitiva y heroica, en el minuto del tránsito, en el Gólgota mismo y, luego, es recompensada con la Asunción, para ir, en los cielos, a sentarse aliado de su Hijo, así al historiar a Antonio Miró Quesada ni señor, ni doctor, ni don, porque la posteridad no usa tratamientos-, en su vida no tiene por qué aparecer su compañera, su esposa, su mujer. La señora María Laos de Miró Quesada surge, resplandeciente, definitiva y heroica, en el momento de tránsito, cuando una bala cobarde hiere al que la acompañó desde los umbrales rosados de la juventud hasta el pórtico severo de la ancianidad.

Afirma un clásico español que nadie debe decir ni "mi señora", ni "mi esposa", sino "mi mujer". Palabra dulce y singularmente posesora y única. Mi señora -dice más o menos el clásico- puede ser cualquiera, incluso mi amante. Mi esposa, es la que me acompaña por virtud del sacramento. Acaso puede ser de otro. Mi mujer es sólo mía; es lo íntimo, lo infinitamente tierno, lo intransferible, la madre de los hijos; la que, a nuestro lado, recorre un largo sendero.

Ahora, después de que una mano aleve y miserable, indigna de ser peruana, mató, arteramente, a Antonio Miró Quesada, comprendo que la enemistad tiene sus fueros, su emoción y su ternura. Es tan entrañable como la amistad. Desde la iniciación de mi carrera periodística, allá en 1910 -ya Antonio Miró Quesada era Director de "El Comercio" - me sentí adversamente opuesto a cuanto hiciera el decano de la prensa del Perú. Me disgustaron siempre su desprecio por las inteligencias literarias, su desmedido afán por la política, su ansia de poder y el excesivo uso que hacía de su influencia. Nunca fui amigo ni de "El Comercio", ni de sus gentes.

No soy vanidoso y supongo que los señores de "El Comercio" jamás se sintieron enemigos míos. Pero soy orgulloso y nunca me importó lo que respecto a mí sintieran. Por múltiples y variadas referencias supe que Antonio Miró Quesada fue hombre de gran inteligencia política, de poderosa simpatía personal, de mucho mundo y de vida aristocráticamente irreprochable. Por desgracia, todo esto no me parece bastante para seducir. No formulo cargo alguno. Ni siquiera emito un juicio actual. Sencillamente puntualizo un pasado. Si hoy revisase, despacio, mi lucha contra "El Comercio", quizá encontrara mucho que rectificar. Pero seguramente hallaría mucho que recrudecer. A "El Comercio" le hallé, siempre, dos tendencias que chocaban con mi dirección periodística y con mi propensión literaria. Era un periódico hecho por reporteros y dirigido por diplomáticos. Nunca fue un periódico que dijese lo que era preciso, necesario, inevitable y doloroso decir. Era un periódico que decía, convenientemente, lo que era conveniente decir. Y que callaba, oportunamente, lo que era oportuno callar. Además, era el periódico de los adinerados, de los grandes duques de la oligarquía. Jamás estuvo cerca del corazón del pueblo y cuando habló de las urgencias y de las penas de los humildes lo hizo en tono de magnate que protege, de millonario que otorga y no de ciudadano que se solidariza. Yo habría querido que "El Comercio" tuviera más cordialidad y más franqueza. Angulo cordial más abierto. Habría querido, por ejemplo, que el día en que asesinaron a Antonio Miró Quesada y a la señora María Laos, no saliese la edición de la tarde, con su Tarzán, con sus avisos judiciales y con otras quisicosas frívolas. Habría querido que, en ese día luctuoso, rompiese su implacable regularidad y que, en el porvenir, pudiera decirse: -El día en que asesinaron a Antonio Miró Quesada y a la señora María Laos, su mujer, "El Comercio" no dio edición de la tarde.

Sería imperdonable que yo dijese que hablo como amigo; pero sería estrafalario y de mal gusto que digiera que hablo como enemigo. Tampoco me atrevo a decir que hablo como colega. ¿Quién soy yo para llamarme colega del señor doctor don Antonio Miró Quesada, ex presidente del Senado y, por tanto, ex senador; ex presi-dente de la Cámara de Diputados; ex ministro plenipotenciario y ex director de vastos movimientos políticos? Yo soy un franco tirador del periodismo. Camino por mi cuenta y no me acompañan sino algunos hombres de pluma clara y corazón transido.

Quiso el destino que yo fuese enemigo de "El Comercio". No puedo eludir esta positiva condición espiritual. Pero quiso, también, que, a despecho de todo y de todos, fuese periodista y me hallase en la obligación de vivir como tal. Hablaré, pues, desde mi trinchera solitaria, como periodista.

Literariamente, desciendo de González Prada y he heredado sus animadversiones y sus simpatías. Por fortuna, no he heredado su intolerancia. Y, así, puedo decir que Antonio Miró Quesada me pareció un hombre eminente. No gustó ni de lo convencional ni de lo indelicado. Por eso, no lo llamaré egregio, ilustre, magno, ínclito. Digo, Antonio Miró Quesada fue un hombre eminente. Y lo digo con la tímida y sincera emoción con que un jefe de regimiento, de los ejércitos de Wellington, podía decir, hablando de Napoleón: Es un magnífico guerrero.

Siempre he odiado el crimen. Mi vida se ha fundado en la palabra. Mis combates han sido verbales. Con la pluma -y nada más que con la pluma- combatí a "El Comercio". Casi siempre lo hice un poco risueñamente, sin amargura y sin encono. Para mí, la aplicación legal de la pena de muerte equivale a un asesinato. Afirmo que la vida humana sólo está en manos de Dios, del destino o de los Dioses. Jamás en manos de los hombres. Y si esto opino de la muerte, legalmente aplicada como pena, fácil es deducir lo que opinaré del asesinato. Para mí, el asesinato de Antonio Miró Quesada y el de Manuel Pardo son los actos más cobardes, más salvajes, más infames que hay en la historia del Perú.

Antonio Miró Quesada habíase esforzado siempre en servir a su país. A juicio de sus adversarios no acertó siempre. Pero no nos olvidemos de que se trata del juicio de sus adversarios. Quién sabe quién tiene la razón. Lo cierto es que dedicó su vida al servicio de su país. Acaso le faltaron romanticismo y heroísmo; pero su muerte viene a probamos que no cuidaba de su persona y que puso su obra y su vida en las manos ineluctables del sino.

No era, Antonio Miró Quesada, un periodista. Era un diplomático y un político. Inteligente y culto supo estar al frente de la dirección de "El Comercio", cuando razones familiares lo obligaron a ello. Pero no era un periodista. La pasión de su vida fue la política. Como político, dirigió el periódico de los poderosos. Cuando tuvo, político al fin, la sensación de que Leguía se quedaba en el poder por largo tiempo, tomó la actitud política de callar. Cuando cayó Leguía, se puso al frente de la política. "El Comercio" es el puntal de los Dieciséis Meses. Esto me separó definitiva y absolutamente del decano.

Pero yo, que repruebo el fusilamiento de los Ocho Marineros, que condeno el crimen del Hipódromo y que, a través de largas horas de ciego apasionamiento, he conseguido algunos instantes de transparente serenidad; yo no puedo quedarme callado cuando veo que Antonio Miró Quesada cae asesinado.

Para comprender el horror del Apra, basta enunciar estos tres hechos: El Apra, existe, políticamente, en el Perú, desde 1931. Cuatro años y meses. Y bien: durante período tan corto, se han consumado tres atentados políticos: el de Miraflores, el del Hipódromo y el de la Plaza San Martín y hemos visto tres cadáveres. Esto es suficiente para demostrar que se trata de una banda de asesinos, de un clan de delincuentes, de una turba de energúmenos. Jamás había ocurrido algo semejante en el Perú.

En el caso de Antonio Miró Quesada, el crimen asume proporciones desconocidas. El asesino es un niño y cae victimada una mujer. El niño, asesino de la mujer, es la última palabra en materia de delincuencia. A los 19 años, aún queda en la boca sabor de leche materna; aún pensamos en la mamá -más que en la madre y la mujer- y pese a cualquier precocidad sexual, nos inspira un respeto parecido al que sentimos por nuestra madre, por aquella mujer de corazón humilde y acogedizo, por aquella mujer que se asusta cuando tenemos fiebre. Para el hombre que mata a una mujer, hay una palabra: monstruo. Para el niño que mata a una mujer, no hay palabra alguna.

Se encoge el corazón y el cerebro se enfría cuando reconstruimos la escena de la Plaza San Martín. Un matrimonio -dos personas honradas- se dirige a almorzar a su lugar predilecto. El asesino, un niño, avanza, sigiloso, envalentonado por el miedo mismo, y, a espaldas de la pareja, dispara contra el esposo y lo hiere en la nuca. El herido cae fulminado. Cae ya muerto. La esposa, entonces, le da cara al asesino y, con inocente y valeroso gesto femenino, lo ataca con su bolsa y, en vez de huir o de gritar, se le enfrenta. Cualquier hombre, ante la belleza física y moral de esa actitud habría bajado el arma. Quizá le habría pedido perdón a esa mujer tan resuelta, tan fiel, tan abnegada. Tan mujer. El asesino aprista, no sólo no sintió la varonil necesidad sentimental de arrodillarse ante aquella esposa de tan sombría y hermosa bravura, sino que disparó contra ella y la victimó también.

¿Qué nos importa que la señora doña María Laos de Miró Quesada fuese, como era, una gran dama? Su fortuna, su opulenta situación, su linaje, nada importa. Importa su magnífica actitud de la que siempre podrán enorgullecerse las madres y las esposas del Perú. Sólo un aprista es capaz de permanecer impasible ante la arrogancia elegantísima de una mujer que se juega la vida por su esposo. Nunca las mujeres les importaron a los apristas.

El crimen de la Plaza San Martín no sólo carece de atenuantes sino que ya no tiene agravantes. Es el crimen electrolítico, el crimen puro, el crimen parnasiano. Está más allá de la sensibilidad y de la conciencia. Nada lo atenúa. Nada lo agrava. Es tan horrendo, tan pavoroso, tan escalofriante, que ni siquiera existe la posibilidad moral y jurídica de que el asesino tenga abogado defensor. Aunque extrememos el concepto de defensa, no hay defensa para el asesinato perpetrado en la Plaza San Martín.

Dentro de su horror y de su injusticia, la muerte de Antonio Miró Quesada tiene una doliente y encantadora poesía. Muere al Iado de su mujer, que por él se sacrifica. Unidos en la vida, entran juntos a la muerte. Ella, la compañera, acaso sabía muy poco de política y temblaba siempre ante las peripecias del esposo. Madre de numerosos hijos, ignoraba todo lo que la política tiene de terrible. Su vida, al lado de su marido, pasó apacible como un regato. Pero en la hora del tránsito, supo ser fiel, con fidelidad de apoteosis, al juramento de amor que prestó en su juventud.

Antonio Miró Quesada no era un hombre popular. No estaba en su carácter ni en sus inclinaciones cultivar a la multitud. Era hombre de gabinete. Era gran figura en el mundo oficial y en el gran mundo. Y, sin embargo, en su entierro ha estado presente el pueblo. A él, que no era un caudillo, sino un sutil y avisado consejero, que gustaba de ser superior de los Jesuitas más que de ser Papa, lo han acompañado cuando sus restos iban al seno de la tierra, innumerables gentes que no lo conocían. Muchos de los que fuimos sus detractores nos situamos, al paso del cortejo funerario, para saludar, dolidos, al ataúd donde iban los restos del político, y, doblemente dolidos, a la carroza donde dormían los despojos de aquella mujer que, si fue gran dama en su vida, fue dama de damas en la muerte, heroína ejemplar, digna del luminoso camino de los cielos.

En cuanto al Apra, todos sabemos que es una banda de fascinerosos; todos afirmamos que es una horda de forajidos. "El Comercio" lo ha dicho con larga y empecinada insistencia. Pero nadie sabe qué es lo que hay que hacer frente al Apra. Se habla de las derechas. Pero reconozcamos que si el Apra es locura y crimen, las derechas son torpeza, parasitismo, pereza mental, incapacidad. Tiene cien presidenciables. El Apra tiene uno. Carece de dinamismo y de organización. El Apra es fanática y organizada hasta el crimen. Lo estamos viendo. Cuando Antonio Miró Quesada atacó al Apra, estuvo en lo cierto y tuvo exacta y prolongada visión de estadista; pero cuando defendió el régimen de los Dieciséis Meses y los grupos nacidos a su amparo, se equivocó. Y se equivocó como se equivocan los hombres de elevada inteligencia: bien y a fondo.

Lo que necesitamos en el Perú es la supresión del jacobinismo, venga de donde venga. No se nos ocurre la ñoñez de hablar de un centrismo que no está dentro de la sensibilidad del mundo actual. Pero sí queremos hablar de un partido de derecha, firme, conexo, articulado, con enhiesta y robusta columna vertebral capaz de soportar punciones. Tal es el problema que nos plantea el asesinato de Antonio Miró Quesada.

Ante el cadáver de Antonio Miró Quesada, víctima inocente del odio, de la estupidez y de la demencia, sería injusto o zafio dedicarse al ditirambo y al plañido sentimental. Si él murió como un hombre, con muerte de gran político, víctima de sus ideas y de su conducta, merece que todos pensemos como hombres y que, si llega el caso también nos preparemos a morir. Miró Quesada, asesinado es una dura lección para las derechas fofas y lánguidas. Hay que organizarse férreamente, duramente, inexorablemente. Si es verdad que las derechas detestan el crimen, no respondan con el crimen. Crean en la ley, busquen el amparo de la justicia. El cadáver de Miró Quesada es el fruto del crimen. Antes que llorarlo infantilmente démosle majestad a la ley, imaginemos instituciones arrogantes y seguras, sepamos luchar. Las derechas están enfrascadas en una aniñada jugarreta presidencial. Y eso no debe ser.

Si, en vida, Antonio Miró Quesada fue, por su situación y por su talento, uno de nuestros primeros políticos, uno de nuestros mejores diplomáticos y el más visible de nuestros periodistas, que su recuerdo sirva para cohesionarnos. El mejor homenaje que podemos rendir a su memoria es lograr la extinción del Apra. Pero no la extinción mediante el crimen, que tanto condenamos, sino la extinción mediante la inteligencia y la imaginación. Antonio Miró Quesada supo, como todos los grandes políticos, que en la política, como en el arte y como en la ciencia, la imaginación es la musa primaria y el hada madrina.

Si algo puedo decir como periodista, afirmo que la muerte de Antonio Miró Quesada debe ser para todos los que ejercemos este castigado oficio, un doloroso orgullo. Debe enseñamos el amor a la justicia y el horror al delito. Debe persuadimos de que la inteligencia vale más que las pasiones y que los tontos y los atrabiliarios son indignos de subsistir.

Antonio Miró Quesada, que fue un hombre de bien y que nunca manejó el insulto, sírvanos para que, en el periodismo peruano, el insulto quede cancelado y proscrito el denuesto.

Comprendemos el dolor de quienes quedan al frente de "El Comercio", pero les pedimos serenidad y visión política. El asesinato del que fue director de "El Comercio" plantea problemas tan enrevesados y de tan agitada solución, que solamente un espíritu lúcido y tranquilo puede abordarlos.

El Gobierno, a quien han acusado de infames ambiciones y sórdidos intereses y apetitos, se ha puesto a la altura de la situación y le ha rendido a Antonio Miró Quesada merecidos homenajes. El Gobierno nos ha probado que sabe interpretar las más recónditas urgencias nacionales. El Gobierno es el primer herido con la muerte de Antonio Miró Quesada.

No hay enemistad política o personal que valgan. No hay discrepancia que justifique. Ha llegado la hora de concluir con el Apra y con el crimen.

Para satisfacción de justas necesidades sentimentales, que a todos nos dominan, pensemos en colocar los restos de quienes fueron en vida Antonio Miró Quesada y María Laos de Miró Quesada, bajo un mausoleo que tenga majestad cívica y gracia heroica. Un mausoleo en el cual la ternura femenina ungida de arrojo troyano, preste decoro y encanto a la firmeza hombruna


F.M


Archivo Revista Oiga – Colección Cascabel

Cascabel - Asesinato de los esposos Antonio Miro Quesada de la Guerra y Maria Laos de Miro Quesada - 18/05/1936



Sin sentimientos afectivos, irreflexivo, sugestionable, insolente, holgazán y atrabiliario, Carlos Steer Lafon, asesino de los señores Miro Quesada, ES LA VIVA encarnación del APRA.

Manifestaciones elocuentes de un estado psicológico monstruoso - Acumulación de imágenes de personajes prominentes del Perú, que obsesionan al asesino

TODO LO QUE PODRIA REVELAR LA HISTORIA CLINICA DEL JEFE DEL APRA Y SUS SECUASES

ESTAMOS FRENTE A UN GRAVISIMO PELIGRO


Archivo Revista Oiga – Colección Cascabel