Páginas vistas en total

Mi lista de blogs

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA
FRANCISCO IGARTUA CON DORIS GIBSON, PIEZA CLAVE EN LA FUNDACION DE OIGA, EN 1950 CONFUNDARIAN CARETAS.

«También la providencia fue bondadosa conmigo, al haberme permitido -poniendo a parte estos años que acabo de relatar- escribir siempre en periódicos de mi propiedad, sin atadura alguna, tomando los riesgos y las decisiones dictadas por mi conciencia en el tono en que se me iba la pluma, no siempre dentro de la mesura que tanto gusta a la gente limeña. Fundé Caretas y Oiga, aunque ésta tuvo un primer nacimiento en noviembre de 1948, ocasión en la que también conté con la ayuda decisiva de Doris Gibson, mi socia, mi colaboradora, mi compañera, mi sostén en Caretas, que apareció el año 50. Pero éste es asunto que he tocado ampliamente en un ensayo sobre la prensa revisteril que publiqué años atrás y que, quién sabe, reaparezca en esta edición con algunas enmiendas y añadiduras». FRANCISCO IGARTUA - «ANDANZAS DE UN PERIODISTA MÁS DE 50 AÑOS DE LUCHA EN EL PERÚ - OIGA 9 DE NOVIEMBRE DE 1992»

Mi lista de blogs

«Cierra Oiga para no prostituir sus banderas, o sea sus ideales que fueron y son de los peruanos amantes de las libertades cívicas, de la democracia y de la tolerancia, aunque seamos intolerantes contra la corrupción, con el juego sucio de los gobernantes y de sus autoridades. El pecado de la revista, su pecado mayor, fue quien sabe ser intransigente con su verdad» FRANCISCO IGARTUA – «ADIÓS CON LA SATISFACCIÓN DE NO HABER CLAUDICADO», EDITORIAL «ADIÓS AMIGOS Y ENEMIGOS», OIGA 5 DE SEPTIEMBRE DE 1995

Mi lista de blogs

CENTRO VASCO PERU

CENTRO VASCO PERU
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

CENTRO VASCO LIMA

CENTRO VASCO LIMA
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

«Siendo la paz el más difícil y, a la vez, el supremo anhelo de los pueblos, las delegaciones presentes en este Segundo Congreso de las Colectividades Vascas, con la serena perspectiva que da la distancia, respaldan a la sociedad vasca, al Gobierno de Euskadi y a las demás instituciones vascas en su empeño por llevar adelante el proceso de paz ya iniciado y en el que todos estamos comprometidos.» FRANCISCO IGARTUA - TEXTO SOMETIDO A LA APROBACION DE LA ASAMBLEA Y QUE FUE APROBADO POR UNANIMIDAD - VITORIA-GASTEIZ, 27 DE OCTUBRE DE 1999.

«Muchos más ejemplos del particularismo vasco, de la identidad euskaldun, se pueden extraer de la lectura de estos ajados documentos americanos, pero el espacio, tirano del periodismo, me obliga a concluir y lo hago con un reclamo cara al futuro. Identidad significa afirmación de lo propio y no agresión a la otredad, afirmación actualizada-repito actualizada- de tradiciones que enriquecen la salud de los pueblos y naciones y las pluralidades del ser humano. No se hace patria odiando a los otros, cerrándonos, sino integrando al sentir, a la vivencia de la comunidad euskaldun, la pluralidad del ser vasco. Por ejemplo, asumiendo como propio -porque lo es- el pensamiento de las grandes personalidades vascas, incluido el de los que han sido reacios al Bizcaitarrismo como es el caso de Unamuno, Baroja, Maeztu, figuras universales y profundamente vascas, tanto que don Miguel se preciaba de serlo afirmando «y yo lo soy puro, por los dieciséis costados». Lo decía con el mismo espíritu con el que los vascos en 1612, comenzaban a reunirse en Euskaletxeak aquí en América» - FRANCISCO IGARTUA - AMERICA Y LAS EUSKALETXEAK - EUSKONEWS & MEDIA 72.ZBK 24-31 DE MARZO 2000

Mi lista de blogs

domingo, 31 de agosto de 2014

Concentración de medios: Juez declaró improcedente demanda de El Comercio contra 8 periodistas

La República. Miércoles, 04 de junio de 2014 | 7:11 pm

Dicha demanda buscaba considerar como lícita la transacción en la que se compra al Grupo Epensa.

El 17° Juzgado Especializado Civil de Lima declaró improcedente la demanda civil que interpuso el Grupo El Comercio contra los 8 periodistas que lo habían querellado, en la cual dicho grupo editorial buscaba que se considere lícita la adquisión de Epensa.

Así lo dio a conocer la periodista Rosa María Palacios -una de las denunciantes- a través de su cuenta de Twitter.

Asimismo, el también periodista Augusto Álvarez Rodrich, que también pertenece al pliego de demandantes, se pronunció al respecto de tal fallo.

Hay que señalar que el Grupo El Comercio alegaba en dicha demanda que, desde que adquirió el 54 % de las acciones del Grupo Epensa, "el Grupo La República venía publicando artículos, notas periodísticas y entrevistas dirigidas a cuestionar la validez de esta operación. No obstante, el juzgado -tras considerar fundada la demanda- recordó a los abogados de los litigantes que esto forma parte de la libertad de prensa.

Cabe recordar que completan el grupo de demandantes -que piden la anulación de esta transacción- son Enrique Zileri Gibson, director fundador de la revista Caretas; Luz Helguero Seminario, directora del diario El Tiempo-Piura; Gustavo Mohme Seminario, director del diario La República; Fernando Valencia Osorio, director de Diario 16; y los periodistas Miroslav Lauer Holoubek y Mario Saavedra-Pinón Castillo.

En la resolución emitida también se buscaba declarar improcedente la acción de amparo presentado por los 8 periodistas. Sin embargo, el juzgado desestimó tal pedido.

LA OTRA VERSIÓN
Cabe resaltar que El Comercio se pronunció al respecto del fallo y resaltó que el Juzgado admitió la demanda declarativa contra el Grupo La República.

"Admitiremos la demanda, con el fin que las partes involucradas ejerzan de manera amplia su derecho constitucional a la defensa, y en su debida oportunidad el juzgado establezca si existe o no la violación a los derechos fundamentales alegados", fundamenta la resolución.



miércoles, 27 de agosto de 2014

La República 

Editorial

La República. 26 de agosto de 2014

Un periodista ejemplar

El firme compromiso de Enrique Zileri por las libertades

El fallecimiento del ex director de la revista Caretas Enrique Zileri Gibson es una triste noticia para la prensa y la democracia. Su partida es sentida porque con ella concluye un vibrante magisterio periodístico de más de medio siglo en el que la creatividad, el valor y el compromiso se conjugaron en un quehacer personal indispensable para la vigencia de los derechos y las libertades.

La República 
La vida de Zileri fue marcada por una épica libertaria que se entiende perfectamente en el caso del director de una revista clausurada seis veces y muchas otras acosada por el poder. En esa épica cabe también el descubrimiento de su compromiso periodístico durante su juventud luego de un largo viaje por el mundo de lo que él llamaba la búsqueda de sí mismo y el sentido estético que le imprimió a un medio que ha sabido ser inédito, original, llamativo y audaz.

El periodismo de Zileri no fue un periodismo de partido; fue sin embargo un periodismo de programa, cimentado con soltura y solidez en un conjunto de valores que impregnó a Caretas, el primero de ellos la democracia, que Zileri entendía más allá del voto como el comportamiento democrático de los elegidos y el libre juego de las ideas y de las libertades ciudadanas.

Por esa razón demandó el retorno de los militares a los cuarteles luego del golpe de 1962 y se opuso tenazmente a los gobiernos de Juan Velasco, Francisco Morales Bermúdez y Alberto Fujimori. Por la misma razón, defendió la vigencia de la Constitución de 1979, graficó las demandas sociales durante los períodos de crisis económica y llamó la atención del país a una agenda nacional y a la conservación de su patrimonio cultural.

El compromiso de Zileri con las libertades fue un rasgo inherente de su personalidad y actividad. Protagonizó jornadas memorables en defensa de la libertad de expresión en varias oportunidades, como la huelga de hambre de los periodistas en 1979 en la Catedral de Lima y la Biblioteca del Congreso. En ese afán fue presidente del Instituto Internacional de la Prensa (1988-1990) y fundador y presidente del Consejo de la Prensa Peruana (CPP). Recientemente, en noviembre pasado, Zileri Gibson, al lado de otros siete ciudadanos, interpuso una demanda de acción de amparo ante el Poder Judicial en contra de la concentración de la propiedad de medios de prensa escrita en el Perú.

Zileri también tuvo una resuelta participación en la defensa de los derechos humanos en la dura etapa de la violencia política y lucha contra el terrorismo. Lideró un periodismo de investigación ejemplar sobre la naturaleza de Sendero Luminoso, especialmente su comportamiento ante las comunidades campesinas, su actividad en el Alto Huallaga y su organización en las cárceles. Denunció asimismo la violación de los DDHH por las fuerzas del orden en sonados casos, incluido el asesinato de su corresponsal en Huanta, Hugo Bustíos, en 1988. En 1999, en el cincuentenario de la Declaración Universal de los DDHH fue distinguido por la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos.


Estamos seguros de que las nuevas generaciones de mujeres y hombres de prensa seguirán este valioso testimonio y magisterio que ahora se transforma en legado.

martes, 26 de agosto de 2014

Fallece Enrique Zileri, el periodista peruano antidictaduras

El exdirector del semanario político 'Caretas' formó a hombres de prensa en una redacción a la que dotó de vehemencia e ironía

JACQUELINE FOWKS. El País 25 AGO 2014 - 19:56 CEST1

El exdirector de la revista semanal 'Caretas'. / LA REPÚBLICA
El exdirector de la revista semanal Caretas, Enrique Zileri Gibson, falleció la madrugada del lunes en Lima a los 83 años, siete años después de haber asumido la presidencia de la publicación a causa del deterioro de su salud.

Zileri, hijo único de la fundadora del semanario, Doris Gibson, se formó en internados en Estados Unidos y en la Universidad de Cornell, aunque no concluyó sus estudios. En la década de los años 80, luego de trabajar como publicista, se hizo cargo de una revista que, desde su creación fue crítica contra las dictaduras. En 1975 y 1976 fue deportado por el gobierno militar peruano y vivió en Argentina.

Bajo su liderazgo, Caretas fue el medio que mejor cubrió la violencia desatada por Sendero Luminoso en las décadas de los 80 y 90. Contrató para ello como reportero a Gustavo Gorriti, entonces campeón de judo, lector y agricultor, que se formó como periodista con la guía de Zileri. También tenía entre sus filas a Hugo Bustíos, el corresponsal de la revista en Ayacucho, el principal territorio de la guerra, que fue asesinado por el Ejército en 1988, durante el primer gobierno del presidente Alan García.

Caretas se distingue: cuando hay momentos de mucha presión, reacciona con humor, lo cual demuestra que no tienes miedo"

En los años 90, durante el gobierno de Alberto Fujimori, Caretas reveló que Vladimiro Montesinos, el asesor principal del presidente y jefe de facto del Servicio de Inteligencia Nacional y de las fuerzas armadas, había sido colaborador de la CIA, por lo que fue expulsado del Ejército, y abogado de narcotraficantes.

Caretas fue un medio fiscalizador durante la gestión autoritaria de Fujimori, a contracorriente de la mayoría de medios de comunicación. En 1995, el director de la revista apostó que el mandatario no se reelegiría en la primera vuelta de los comicios y que, si eso ocurría, se bañaría en la pileta de la Plaza Mayor de Lima: cosa que cumplió.

Entre 1999 y 2000, cuando el 80% de medios limeños recibía dinero del Servicio de Inteligencia Nacional para respaldar —con sus noticias y opinión— a la segunda reelección de Fujimori, Zileri y otros contados periodistas persistieron en ser independientes y opositores, pese a las presiones del Poder Judicial y de la entidad recaudadora de impuestos, que el Gobierno utilizó para intimidarlos.

El periodista fue un formador de varias generaciones quienes destacaban de él sus arranques de mal humor durante los cierres de edición, su gusto por la tecnología y por el baile; sin embargo, su aporte más original en el periodismo político fue el humor y la acuciosidad.

“Caretas se distingue: cuando hay momentos de mucha presión, reacciona con humor, lo cual demuestra que no tienes miedo. El humor es una forma de defenderse”, comentó en una entrevista al diario La República en 2013.

Zileri ha sido un amigo generoso, tolerante, siempre dispuesto a echar una mano a los colegas y un defensor militante de los derechos humanos”
Mario Vargas Llosa, el escritor y Premio Nobel de Literatura 2010

El año pasado firmó con otros seis periodistas una demanda de amparo para que el Poder Judicial opine sobre la constitucionalidad de la compra de acciones del grupo periodístico Epensa por parte del Grupo El Comercio, una transacción que los críticos califican como concentración de medios de comunicación.

Este lunes, Mario Vargas Llosa, el escritor y Premio Nobel de Literatura 2010, describió a Zileri como “un amigo generoso, tolerante, siempre dispuesto a echar una mano a los colegas y un defensor militante de los derechos humanos”.

El periodista fue director del Consejo de la Prensa Peruana, el gremio más importante de empresas periodísticas en su país.


ENRIQUE ZILERI GIBSON (1931-2014)

El periodista combativo que apostaba por la democracia

Perfil. Zileri falleció ayer y dejó escuela entre hombres de prensa. Desde Caretas, fue uno de los periodistas referenciales del país, con un compromiso por la democracia y la libertad de expresión.

En Caretas, la revista que ayudó a hacer leyenda, ayer hubo ausencia de noticias sobre su muerte. Tal vez porque él dejó la orden expresa o porque, tras su partida, se está repensando la edición que saldrá este jueves.

La República 
Cuenta la leyenda de Zileri que su romance con el periodismo empezó durante su estadía en Europa, en los años cincuenta, desde donde enviaba artículos para la revista que su madre, la temperamental Doris Gibson, fundó con el periodista Paco Igartua.

Su paso definitivo a las filas del periodismo (estudió publicidad) se dio a su retorno del Viejo Mundo: empezó primero como jefe de publicidad de Caretas, pero, a la salida de Igartua, empezó como codirector del semanario junto con Doris Gibson, quien más que madre fue su colega.

En pocos años, con la presencia de Zileri, la publicación pasó de mensuario a quincenario y después a semanario, siempre con sus portadas creativas, que sacaban roncha a los políticos.

Con la verdad
“Lobo estepario ingresa gateando al twiteo”, escribió el 22 de febrero de 2013, en su primer mensaje en la red de los 140 caracteres. Zileri mantuvo actualizada esa cuenta hasta abril de este año, mientras luchaba contra una enfermedad de apellido doloroso. Quienes trabajaron con él lo recuerdan por su capacidad luchadora.

El novelista Mario Vargas Llosa subraya que el semanario Caretas dirigido por Zileri Gibson “fue siempre muy crítico de todas las dictaduras que han afeado nuestra historia moderna y una trinchera en la que encontraron siempre hospitalidad quienes defendían las mejores opciones para el Perú y se oponían a los abusos, la corrupción y los atropellos a la libertad de prensa”.

Una leyenda
Es una leyenda en la historia de la prensa peruana los cierres de edición que comandaba Zileri en Caretas, primero en el jirón Camaná 615 y luego en el portal Botoneros. Llenos de adrenalina. Era vehemente, gritaba y –alguna vez–, se dice reventó un televisor por la pérdida de una primicia.

Este lobo solitario durante más de medio siglo estuvo casado con Daphne Dougall. Estudió en el Perú, Chile y Estados Unidos y ya cuajado como periodista, durante el régimen de Juan Velasco Alvarado, fue deportado a la Argentina.

Buen humor
Pese a ello, pontificaba que el humor “es una forma de defenderse”. Y en 1995, tras la reelección de Alberto Fujimori, se bañó en la plaza de Armas, pagando una apuesta.

En 2007 pasó a manos de su hijo Marco la dirección de Caretas, y, desde entonces, se desempeñó como presidente del directorio. Aunque tenía el sueño de volver algún día como asesor editor a esa revista para seguir ejerciendo el oficio más bello del mundo, como decía Gabriel García Márquez.

Reconocido

El Colegio de Periodistas de Lima lo homenajeó este año. Zileri presidió el Instituto Internacional de la Prensa. En 1998 recibió el Knight International Press Fellowship Award.
Enrique Zileri, presidente del directorio de Caretas, falleció a los 83 años

La República. Lunes, 25 de agosto de 2014 | 11:03 pm

Zileri llevó adelante una revista que se convirtió en referente del periodismo nacional y que fue estandarte de lucha a favor de la democracia.

El presidente del directorio de Caretas, Enrique Zileri Gibson, falleció la madrugada de este lunes, a los 83 años, luego de semanas de presentar un estado de salud debilitado, producto de una enfermedad.

La República 
La presidenta del Consejo de Ministros, Ana Jara, hizo lo propio al avisar del fallecimiento a través de su cuenta en Twitter.

“Conmoción al enterarme del fallecimiento del periodista Enrique Zileri, director de Caretas. Parte de la historia del país se va con él. Q.E.P.D.”, escribió la primera ministra en su cuenta de Twitter.

A ella se sumaron varios personajes de la política y el periodismo, quienes destacaron la importancia de su trabajo al frente de la revista que se convirtió en unreferente del periodismo nacional.

Su hijo, Marco Zileri, hoy cabeza de la revista, señaló que el cuerpo de su padre será velado en estricto privado, en su casa. El sepelio será este miércoles 27.

Sin embargo, Erique Zileri fue más que el director de un medio de comunicación importante, fue un luchador que desde su trinchera defendió la democracia, la libertad de expresión y los derechos humanos. Fue un soñador y personaje inspirador para varias generaciones de periodistas que hoy lamentan su partida.

Hijo del diplomático argentino Manlio Aurelio Zileri y la periodista Doris Gibson, fundadora, junto con Francisco Igartua, de la revista Caretas (1950), fue un joven curioso que viajó por el mundo. Uno de sus primeros viajes lo realizó junto a su madre, en busca de una cura a la tuberculosis que lo atacó cuando era pequeño.

Debido a los continuos viajes de su padre, por compromisos propios de su cargo y los que él tuvo que hacer para curarse de su enfermedad, la relación entre ambos fue casi inexistente, tanto que Zileri pudo hablar con su padre por primera vez a las 10 años, en un encuentro que sería el primero y el último, pues Manlio Aurelio falleció a los 45 años.

Fue un joven inquieto que se inició como publicista, sin embargo, todavía lejos de descubrirse como periodista, partió del Perú en una búsqueda de sí mismo, que lo llevó por varios países de Europa.

Sus primeras notas periodísticas fueron crónicas de viaje que compartió en la entonces recientemente fundada revista Caretas, actividad que le sirvió para redescubrir su pasatiempo favorito, escribir.

Cuando Caretas se volvió una revista política y criticó al régimen del general Odría, Enrique tuvo que volver a Lima y ocupar junto a su madre la dirección de este medio, en reemplazo de Francisco Igartua. Ese sería el inicio de una brillante carrera que marcó historia en el periodismo peruano y que solo fue interrumpida momentáneamente, durante la dictadura del general Juan Velazco Alvarado.

En el 2010, fue distinguido como Doctor Honoris Causa por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Además, fue  presidente del Instituto Internacional de la Prensa (1988-1990) y presidente del Consejo de la Prensa Peruana (CPP).

En noviembre del 2013, Zileri Gibson, al lado de otros siete ciudadanos, interpuso una demanda de acción de amparo ante el Poder Judicial en contra la concentración de la propiedad medios de prensa escrita en el Perú.


PRESIDENTE ENVIÓ SUS CONDOLENCIAS

El presidente Ollanta Humala Tasso expresó esta noche sus condolencias a la familia del desaparecido periodista Enrique Zileri, de quien destacó su"línea limpia para escribir".

domingo, 24 de agosto de 2014

PIEDRA DE TOQUE

Entre los escombros

Los radicales de Hamás salen fortalecidos tras los ataques de Israel gracias al rencor, el odio y la sed de venganza que la población de Gaza sentirá después de esta lluvia de muerte y destrucción

MARIO VARGAS LLOSA 10 AGO 2014 - 00:00 CEST

Fernando Vicente
Escribo este artículo al segundo día del alto el fuego en Gaza. Los tanques israelíes se han retirado de la Franja, han cesado los bombardeos y el lanzamiento de cohetes, y ambas partes negocian en El Cairo una extensión de la tregua y un acuerdo de largo alcance que asegure la paz entre los adversarios. Lo primero es posible, sin duda, sobre todo ahora que Benjamín Netanyahu se ha declarado satisfecho –"misión cumplida", ha dicho– con los resultados del mes de guerra contra los gazatíes, pero lo segundo –una paz definitiva entre Israel y Palestina– es por el momento una pura quimera.

El balance de esta guerra de cuatro semanas es (hasta ahora) el siguiente: 1.867 palestinos muertos (entre ellos 427 niños) y 9.563 heridos, medio millón de desplazados y unas 5.000 viviendas arrasadas. Israel perdió 64 militares y 3 civiles y los terroristas de Hamás lanzaron sobre su territorio 3.356 cohetes, de los cuales 578 fueron interceptados por su sistema de defensa y los demás causaron solo daños materiales.

Nadie puede negarle a Israel el derecho de defensa contra una organización terrorista que amenaza su existencia, pero sí cabe preguntarse si una carnicería semejante contra una población civil, y la voladura de escuelas, hospitales, mezquitas, locales donde la ONU acogía a refugiados, es tolerable dentro de límites civilizados. Semejante matanza y destrucción indiscriminada, además, se abate contra la población de un rectángulo de 360 kilómetros cuadrados al que Israel, desde que le impuso, en 2006, un bloqueo por mar, aire y tierra tiene ya sometido a una lenta asfixia, impidiéndole importar y exportar, pescar, recibir ayuda y, en resumidas cuentas, privándola cada día de las más elementales condiciones de supervivencia. No hablo de oídas; he estado dos veces en Gaza y he visto con mis propios ojos el hacinamiento, la miseria indescriptible y la desesperación con que se vive dentro de esa ratonera.

El conflicto puede extenderse a todo el Oriente Próximo y provocar un cataclismo

La razón de ser oficial de la invasión de Gaza era proteger a la sociedad israelí destruyendo a Hamás. ¿Se ha conseguido con la eliminación de los 32 túneles que el Tsahal capturó y deshizo? Netanyahu dice que sí pero él sabe muy bien que miente y que, por el contrario, en vez de apartar definitivamente a la sociedad civil de Gaza de la organización terrorista, esta guerra va a devolverle el apoyo de los gazatíes que Hamás estaba perdiendo a pasos agigantados por su fracaso en el gobierno de la Franja y su fanatismo demencial, lo que lo llevó a unirse a Al Fatah, su enemigo mortal, aceptando no tener un solo representante en los Gobiernos de Palestina y de Gaza e incluso admitiendo el principio del reconocimiento de Israel que le había exigido Mahmud Abbas, el Presidente de la Autoridad Nacional Palestina. Por desgracia, el desfalleciente Hamás sale revigorizado de esta tragedia, con el rencor, el odio y la sed de venganza que la diezmada población de Gaza sentirá luego de esta lluvia de muerte y destrucción que ha padecido durante estas últimas cuatro semanas. El espectáculo de los niños despanzurrados y las madres enloquecidas de dolor escarbando las ruinas, así como el de las escuelas y las clínicas voladas en pedazos –"Un ultraje moral y un acto criminal", según el Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon– no van a reducir sino multiplicar el número de fanáticos que quieren desaparecer a Israel.

Lo más terrible de esta guerra es que no resuelve sino agrava el conflicto palestino-israelí y es solo una secuencia más en una cadena interminable de actos terroristas y enfrentamientos armados que, a la corta o a la larga, pueden extenderse a todo el Oriente Medio y provocar un verdadero cataclismo.

El Gobierno israelí, desde los tiempos de Ariel Sharon, está convencido de que no hay negociación posible con los palestinos y que, por lo tanto, la única paz alcanzable es la que impondrá Israel por medio de la fuerza. Por eso, aunque haga rituales declaraciones a favor del principio de los dos Estados, Netanyahu ha saboteado sistemáticamente todos los intentos de negociación, como ocurrió con las conversaciones que se empeñaron en auspiciar el Presidente Obama y el Secretario de Estado John Kerry apenas este asumió su ministerio, en abril del año pasado. Y por eso apoya, a veces con sigilo, y a veces con matonería, la multiplicación de los asentamientos ilegales que han convertido a Cisjordania, el territorio que en teoría ocuparía el Estado Palestino, en un queso gruyère.

Esta política tiene, por desgracia, un apoyo muy grande entre el electorado israelí, en el que aquel sector moderado, pragmático y profundamente democrático (el de Peace Now, Paz Ahora) que defendía la resolución pacífica del conflicto mediante unas negociaciones auténticas se ha ido encogiendo hasta convertirse en una minoría casi sin influencia en las políticas del Estado. Es verdad que allí están, todavía, haciendo oír sus voces, gentes como David Grossman, Amos Oz, A. B. Yehoshúa, Gideon Levy, Etgar Keret y muchos otros, salvando el honor de Israel con sus tomas de posición y sus protestas, pero lo cierto es que cada vez son menos y que cada vez tienen menos eco en una opinión pública que se ha ido volviendo cada vez más extremista y autoritaria. (Es sabido que en su propio Gobierno, Netanyahu tiene ministros como Avigdor Lieberman, que lo consideran un blando y amenazan con retirarle el apoyo de sus partidos si no castiga con más dureza al enemigo). Cegados por la indiscutible superioridad militar de Israel sobre todos sus vecinos, y en especial Palestina, han llegado a creer que salvajismos como el de Gaza garantizan la seguridad de Israel.

Los bombardeos contra la población civil de Gaza han tenido en el mundo entero un efecto terrible

La verdad es exactamente la contraria. Aunque gane todas las guerras, Israel es cada vez más débil, porque ha perdido toda aquella credencial de país heroico y democrático, que convirtió los desiertos en vergeles y fue capaz de asimilar en un sistema libre y multicultural a gentes venidas de todas las regiones, lenguas y costumbres, y asumido cada vez más la imagen de un Estado dominador y prepotente, colonialista, insensible a las exhortaciones y llamados de las organizaciones internacionales y confiado solo en el apoyo automático de los Estados Unidos y en su propia potencia militar. La sociedad israelí no puede imaginar, en su ensimismamiento político, el terrible efecto que han tenido en el mundo entero las imágenes de los bombardeos contra la población civil de Gaza, la de los niños despedazados y la de las ciudades convertidas en escombros y cómo todo ello va convirtiéndolo de país víctima en país victimario.

La solución del conflicto Israel-Palestina no vendrá de acciones militares sino de una negociación política. Lo ha dicho, con argumentos muy lúcidos, Shlomo Ben Ami, que fue ministro de Asuntos Exteriores de Israel precisamente cuando las negociaciones con Palestina –en Washington y Taba en los años 2000 y 2001– estuvieron a punto de dar frutos. (Lo impidió la insensata negativa de Arafat de aceptar las grandes concesiones que había hecho Israel). En su artículo La trampa de Gaza (El País, 30 de julio del 2014) afirma que "La continuidad del conflicto palestino debilita las bases morales de Israel y su posición internacional" y que "el desafío para Israel es vincular su táctica militar y su diplomacia con una meta política claramente definida".

Ojalá voces sensatas y lúcidas como las de Shlomo Ben Ami terminen por ser escuchadas en Israel. Y ojalá la comunidad internacional actúe con más energía en el futuro para impedir atrocidades como la que acaba de sufrir Gaza. Para Occidente lo ocurrido con el Holocausto judío en el siglo XX fue una mancha de horror y de vergüenza. Que no lo sea en el siglo XXI la agonía del pueblo palestino.

Marbella, 7 de agosto del 2014

Derechos mundiales de prensa en todas las lenguas reservados a Ediciones EL PAÍS, SL, 2014.

© Mario Vargas Llosa, 2014.
Concentración de medios: Juez declaró improcedente demanda de El Comercio contra 8 periodistas

La República. Miércoles, 04 de junio de 2014 | 7:11 pm

Dicha demanda buscaba considerar como lícita la transacción en la que se compra al Grupo Epensa.

El 17° Juzgado Especializado Civil de Lima declaró improcedente la demanda civil que interpuso el Grupo El Comercio contra los 8 periodistas que lo habían querellado, en la cual dicho grupo editorial buscaba que se considere lícita la adquisión de Epensa.
Así lo dio a conocer la periodista Rosa María Palacios -una de las denunciantes- a través de su cuenta de Twitter.

Asimismo, el también periodista Augusto Álvarez Rodrich, que también pertenece al pliego de demandantes, se pronunció al respecto de tal fallo.

Hay que señalar que el Grupo El Comercio alegaba en dicha demanda que, desde que adquirió el 54 % de las acciones del Grupo Epensa, "el Grupo La República venía publicando artículos, notas periodísticas y entrevistas dirigidas a cuestionar la validez de esta operación. No obstante, el juzgado -tras considerar fundada la demanda- recordó a los abogados de los litigantes que esto forma parte de la libertad de prensa.

Cabe recordar que completan el grupo de demandantes -que piden la anulación de esta transacción- son Enrique Zileri Gibson, director fundador de la revista Caretas; Luz Helguero Seminario, directora del diario El Tiempo-Piura; Gustavo Mohme Seminario, director del diario La República; Fernando Valencia Osorio, director de Diario 16; y los periodistas Miroslav Lauer Holoubek y Mario Saavedra-Pinón Castillo.

En la resolución emitida también se buscaba declarar improcedente la acción de amparo presentado por los 8 periodistas. Sin embargo, el juzgado desestimó tal pedido.

LA OTRA VERSIÓN
Cabe resaltar que El Comercio se pronunció al respecto del fallo y resaltó que el Juzgado admitió la demanda declarativa contra el Grupo La República.

"Admitiremos la demanda, con el fin que las partes involucradas ejerzan de manera amplia su derecho constitucional a la defensa, y en su debida oportunidad el juzgado establezca si existe o no la violación a los derechos fundamentales alegados", fundamenta la resolución.



Mario Vargas Llosa: “El control del poder de la información puede llegar a la imposición de candidatos”

Martes, 21 de enero de 2014 | 7:18 am

La Republica. Mario Vargas Llosa. Premio Nobel de Literatura 2010.

Clara E. Ospina
Directora periodística de América TV y Canal N

(Extracto de una entrevista concedida a la conductora del programa Tiempo de Leer, en el Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica, ante estudiantes de letras y comunicaciones de las universidades San Marcos, de Lima, UPC y Católica).

Qué opina de la compra de Epensa de parte del Comercio. Debo decir, considerando la transparencia, que Canal N es una empresa en la que están como socios el grupo La República y el grupo El Comercio.

Mi posición sobre este tema es bastante clara: yo estoy a favor de la libertad de expresión. Creo que la libertad de expresión es el pilar de la cultura democrática, y que sin una libertad de expresión que refleje el pluralismo de las opiniones políticas de los ciudadanos, la democracia está amenazada. Creo que la concentración de los medios que significa la compra de Epensa por el grupo El Comercio es una amenaza potencial contra la libertad de expresión. Creo que el 79 u 80 por ciento del control de la información da un poder a un grupo periodístico, en un periodo de elecciones por ejemplo, que puede llegar a la manipulación total, y a la imposición de candidatos, algo que comienza a corroer el sistema democrático. Por eso he apoyado la iniciativa de estos ocho periodistas muy prestigiosos e independientes, que han presentado una acción de amparo para que el Poder Judicial decida si esta operación (de compra de Epensa) es lícita, o la anule. Siempre he estado en contra de las leyes especiales sobre el periodismo, ya que estas son un peligro para la libertad de expresión, porque es poner en manos de un gobierno un instrumento de poder que en un momento dado puede ser utilizado para restringir esa libertad, esa diversidad y ese pluralismo informativo al que tenemos derecho.

Hay quienes opinan que siendo un liberal que cree en la libre empresa, al plantear eso, cae en contradicción porque se castiga el éxito de una empresa…

No hay ninguna contradicción. Quienes dicen eso tienen una información muy escasa, muy insuficiente o muy equivocada de lo que ocurre en los países más democráticos  del mundo. En todos los países democráticos, sin ninguna excepción, hay un control del monopolio empresarial en todos los campos y fundamentalmente en la prensa. En muchos países hay leyes especiales y ello es comprensible, aceptable, porque hay una democracia profundamente arraigada y  porque en los países democráticos avanzados la diferencia entre el Estado y el gobierno es real y las instituciones encargadas de velar por la diversidad, la pluralidad informativa son organismos de Estado que representan al conjunto de la sociedad. Desgraciadamente, en las democracias subdesarrolladas como la nuestra la diferencia entre Estado y gobierno es inexistente. El gobierno absorbe el Estado y lo utiliza como si fuera suyo, como si fuera su botín; entonces, no hay organismos de Estado verdaderamente independientes... salvo en dominios, quizá, muy técnicos. Esa es la razón por la que creo que cuando hay leyes especiales sobre el periodismo, el resultado es catastrófico para la libertad de expresión. Es el caso de Venezuela, Ecuador, Bolivia, Argentina, donde han habido leyes especiales para la prensa y el resultado ha sido catastrófico. Esta iniciativa de los ocho periodistas es lo mejor, que el Poder Judicial decida.  En última instancia se puede llegar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que es una institución que ha demostrado hasta ahora una independencia de criterio,  lucidez, respecto a las materias jurídicas y una clara vocación democrática.

En la industria editorial, donde las grandes editoriales acaparan a los autores y aplastan a la competencia pequeña, ¿podría haber un debate similar?

Afortunadamente, en ese campo todavía el público sigue imponiendo su criterio; todavía las editoriales no pueden fabricar bestsellers que casi siempre son sorpresa, y ese es un campo donde una pequeña editorial puede ganar el mercado a una gran  editorial. Allí está garantizado el pluralismo, la diversidad... es muy distinto en el campo de la información. Uno de los argumentos que utiliza El Comercio, por ejemplo, es decir que en esta absorción de Epensa el acuerdo se ha hecho solamente para la impresión y la distribución, pero que los contenidos quedan independientes en cada uno de los grupos; eso, obviamente, es un sofisma. Nadie puede imaginar que un periodista de Epensa, del diario Correo, por ejemplo,  va a investigar a una empresa de la familia Miró Quesada y va a tener cabida en su periódico para denunciar tráficos indebidos (si es que existen esos tráficos indebidos, obviamente). Ese periodista va a ser expulsado. Aquí hay varios periodistas que han sido expulsados de El Comercio por haber sido valientemente independientes. Lo mejor es garantizar que haya una pluralidad informativa, y que si hay una concentración de medios, que contradice un dispositivo constitucional que afortunadamente es muy claro, el Poder Judicial se pronuncie y anule la operación. Puedo decir algo más, que soy defensor de la libertad de empresa, de la propiedad privada, del capitalismo, no tengo vergüenza en decirlo. Aquí, cuando hubo una amenaza terrible para la empresa privada, para el capitalismo, cuando el presidente Alan García en su primer gobierno quiso privatizar los bancos, las compañías de seguros, las financieras, ¿quién fue la primera persona en protestar? ¿Quién salió a las calles a defender a la empresa privada? Muchos que ahora me atacan por defender el pluralismo informativo, no solo se quedaron callados sino que fueron grandes defensores de las medidas estatistas. Veo que muchos fueron fujimoristas, militantes que eran pagados con dólares entregados  por Montesinos, ¿cómo puedo creer que son  defensores de la libertad de prensa cuando esta era pisoteada de manera indigna con tráficos inmundos, como pagar a los periodistas que no solo se callaron sino que fueron cómplices? Cuidado que pierdas tu puesto... (risas y aplausos del público)

¿No le preocupa que esos argumentos aceptables sean utilizados por quienes se mueren de ganas de que haya un control de prensa?


Sí, me preocupa. La iniciativa del congresista Dammert de presentar un proyecto de Ley de Medios es equivocada. Si el Congreso empieza a debatir una Ley de Medios, voy a criticar esa iniciativa porque creo que, aunque haya buena intención de los autores, una Ley de Medios pone en manos del gobierno un instrumento que éste va a utilizar, a la larga, en su provecho. Me opongo absolutamente a esa Ley de Medios. Creo que es tan peligrosa la concentracion de medios por un solo grupo económico como la intervención estatal de los contenidos de la prensa. Hay que llegar a un equilibrio donde, sin afectar ni a la libertad de prensa, ni a la libertad de empresa ni a la propiedad privada, que son las grandes defensoras de la diversidad en una sociedad, tampoco se permita que grupos económicos lleguen a tener el control de la información al punto de manipular a la opinión pública e imponer candidatos, restringir la voluntad del ciudadano.
Vargas Llosa: “Concentración de medios puede derivar en manipulación total en época de elecciones”

La República. Lunes, 20 de enero de 2014 | 11:36 pm

Se refirió a la acción de amparo presentada por periodistas y dijo que una ley de medios no es necesaria.

El escritor Mario Vargas Llosa se refirió hoy nuevamente a la concentración de medios generada en el país por la compra del Grupo Epensa por parte del Grupo El Comercio y dijo que la resolución más adecuada del tema la dará el Poder Judicial (PJ) tras la acción de amparo presentada por ocho periodistas.

Recordó que es peligroso que un grupo disponga de este poder porque “en un periodo de elecciones por ejemplo, puede llegar a la manipulación total e imposición de candidatos”, y así “corroer el sistema democrático”.

Asimismo, dijo que una ley de medios no es la forma adecuada de resolver el asunto, ya que podría convertirse en un “instrumento que a la corta o a la larga el gobierno va a usar”.

Para Vargas Llosa, en “países democráticos avanzados la diferencia entre el Estado y el gobierno es real”, por lo pueden existir organismos que representan a la sociedad y velan por la pluralidad de opiniones, pero tal no es el caso peruano.

En Perú, “el gobierno absorbe al Estado, no hay organismos de estado independientes”, apuntó, recalcando que “leyes especiales sobre el periodismo” terminarían con un “resultado catastrófico para el pluralismo informativo.

Por otra parte, sostuvo que el argumento de El Comercio, que señala su relación con Epensa solo es para la impresión y distribución de diarios, "es un sofisma".

El premio Nobel de Literatura defendió esta afirmación con un ejemplo, señalando que un periodista del diario Correo no podría realizar una investigación a alguna empresa de la familia Miro Quesada “porque no tendría cabida”.


Asimismo dijo conocer a varios periodistas expulsados de El Comercio por demostrar independencia, “por ser excesiva y valientemente independientes”.

jueves, 21 de agosto de 2014


Perú, tierra “ensantada”

José Antonio Benito

Si Ávila se define como “tierra de cantos y de santos”, Perú puede hacer lo propio y aceptar el título de “tierra encantada” y “ensantada”, por los santos que la han poblado.

Santos y Santidad en el Perú Virreinal.
Prólogos de Bertrand de Margerie S.J. y Guillermo Lohmann Villena.
Si Ávila se define como “tierra de cantos y de santos”, Perú puede hacer lo propio y aceptar el título de “tierra encantada” -título acuñado para la obra de Manuel Marzal al referirse a América como lugar de profunda espiritualidad- y “ensantada”, por los santos que la han poblado. Rafael Sánchez-Concha B , catedrático de la Pontificia Universidad Católica del Perú, nos lo demuestra en la obra recientemente publicada por la editorial del Movimiento de Vida Cristiana, Vida y Espiritualidad, Lima 2003, y que se titula "Santos y Santidad en el Perú Virreinal".

Una noche de insomnio, una profesora judía, atea, discípula del famoso filósofo Husserl, se levantó de la cama, tomó uno de los libros de su estantería y comenzó a leer y leer. Casi al amanecer, cerró el libro, murmurando feliz: Ésta es la Verdad Se trataba del "Libro de la Vida" de Santa Teresa de Jesús. Era el año de 1920. Posteriormente, ingresó en el Carmelo y fue martirizada por los nazis en 1942. En 1998 fue canonizada, en 1999 fue designada copatrona de Europa y en el 2002 doctora de la Iglesia. ¿Qué fue lo que le cautivó de la lectura teresiana? ¿Su autenticidad sin doblez? ¿Su reciedumbre y coherencia? ¿Su vida rebosante de entusiasmo? ¿Su alegría contagiosa, fruto del más puro amor a Dios y a su prójimo?

Largo exordio para decirles que el libro que reseño me fue entregado como regalo de Reyes a las 10 de la mañana, comencé a leerlo tras el almuerzo y no pude dejarlo hasta acabarlo. A pesar de su gran extensión, se lee de un tirón, por su agilidad de estilo y el gran aporte de nuevos contenidos.

“El recuento de santos y hombres virtuosos parece inacabable. Aún hoy la santidad es fruto frecuento en nuestras tierras, pero la cultura secularizada pocas veces vuelve sus ojos hacia ella. Durante los muchos años del virreinato, en cambio, fue piedra angular de su comunidad, suma de la sabiduría de su época y presencia ejemplar del hombre de Dios en el mundo” (p.323). Así comienza el epílogo el autor, en tono de desahogo y de confidencia. Sin embargo, lo importante es poder contar con el retrato de 5 santos, 4 beatos, 20 siervos de Dios y 40 virtuosos en una sola obra, como fruto de largas horas de investigación de archivo, de consulta bibliográfica y de especialistas, así como de agudas reflexiones.

Además de la biografía de los conocidos santos (Rosa de Lima, Martín de Porras, Juan Macías, Francisco Solano y Santo Toribio) y la beata: Sor Ana de los Ángeles de Monteagudo de Arequipa., se nos presenta la de la Beata Narcisa de Jesús Martillo Morán, oriunda del Ecuador, pero fallecida en Lima, en 1869; y beatificada el 25 de octubre de 1992; el beato camilo P. Luis Tezza, nacido en Italia en 1841, fallecido en Lima en 1923, y beatificado en el 2001; y el padre salesiano José Calasanz Marqués, español nacido en 1872, que trabajó en la parroquia “Sagrado Corazón” de Magdalena del Mar, martirizado en España en julio de 1936, y beatificado en el 2001.

Entre los siervos de Dios, se presentan las semblanzas de Fray Diego de Ortiz (1532-1571), protomártir del Perú, en Vilcabamba y que fue muerto en 1572 por denunciar la incoherencia cristiana de Tito Cusi Yupanqui y familia, el agustino Luis López de Solís (1535-1606), el mercedario Gundisalvo ( Fray Gonzalvo) Díaz de Amarante (1540- El Callao en 1618),. Diego Martínez, SJ (1542-1626),. Juan Sebastián de la Parra (1550-1622),.el popular P. Pedro Urraca (1583-1657), Juan de Alloza SJ (1597-1666), Francisco del Castillo (1615-1673) S.J., el sastre indio Nicolás de Dios Ayllón (1618), el juandediano. Francisco Camacho (1629-1698), Luisa de la Torre Rojas (Beatita de Humay) (1819-1869),. Rafaela de la Pasión Veintemilla (1836-1918), fundadora de las Agustinas Hijas del Santísimo Salvador, Pío Sarobe Otaño (1855-1910), misionero en Ocopa,, Sor Teresa de la Cruz Candamo (1875-1953),.Mons. Octavio Ortiz Arrieta (1879-1958), Melchora Saravia Tasayco, la Melchorita (1895-1951), Monseñor Emilio Lissón Chavez, arzobispo de Lima (1872-1961), Martín Fulgencio Elorza Legaristi, obispo de Moyobamba, pasionista (1899-1966), y, finalmente, los candidatos mártires de Chimbote, los Padres franciscanos: Miguel Tomazek y. Zbigniew Strzalkowski, así como el sacerdote diocesano italiano P. Sandro Dordi.

Se añaden, además, precisas biografías de cientos de nombres que practicaron la virtud en Perú, tanto en el virreinato (: Fray Benito de Jarandilla, Isabel de Porras Marmolejo, Fray Juan Gómez, Monseñor Francisco Verdugo, Estefanía de San José, Antonio Ruiz de Montoya, Miguel de Ribera, Úrsula de Cristo, Francisco de San Antonio, Juana del Santo Niño, Juan Cordero, Francisco indio, Miguel de Guinea, Juana de San José Arias, Antonia Lucía del Espíritu Santo, Alonso Messía, Ignacia María del Sacramento Ochoa, Catalina de Yturgoyen-Amasa..). como en la época republicana (José Ramón Rojas, “Padre Guatemala”, por ese país su lugar de nacimiento, el apóstol de Ica (1775-1839) Manuel Pardo, S.J. (1877-1906) , Mateo Crawley-Boevey (1875-1960), Pascualito Fuster (1888-1950).

Todo ello en el marco de una fundamentación teológica ( “Santos, santidad e historia”, “La Reforma Católica y el impulso de la santidad”, “La mortificación y las batallas contra el demonio”) y sociológica (“El Perú de los santos virreinales”, “Militancia católica, cultura barroca y santidad”, “Los santos y las concepciones políticas y sociales”, “La posteridad de los santos”). El autor, excelente conocedor de la teoría del “cuerpo” de la república, deja bien clara que su intención no es presentar un desfile inconexo y yuxtapuesto de hombres paranormales en el espíritu, sino adentrarse en el mundo virreinal –“época de creación...de surgimiento de una nueva sociedad” (Jorge Basadre), concebido como “cuerpo social organizado para servir a Dios, pero devastado en sus intimidades por el pecado” (p.18)

La obra cuenta con dos “padrinos” de excepción, el Dr. Guillermo Lohmann Villena que abre la obra con un prólogo magistral en el que compara el trabajo con la “Legenda aurea” y el “Flos sanctorum”, y el P. Bertrand de Margerie, S.J., -ya en compañía de los virtuosos descritos- quien escribe un bello prefacio: “Los santos de Lima, pletóricos de gracia durante su vida terrena, han llegado a la plenitud de la gloria celestial porque utilizaron generosa y perseverantemente los medios puestos por la Iglesia a su disposición para santificarse, convirtiéndose para nosotros en una permanente invitación a la felicidad”(p.15).

Un gran acopio bibliográfico e iconográfico hacen del estudio un auténtico arsenal informativo que posibilita las deseadas biografías de estas figuras paradigmáticas que abren dilatados horizontes de esperanza la sociedad del Nuevo milenio.


Si como escribieron los Padres sinodales en “Ecclesia in América” "La expresión y los mejores frutos de la identidad cristiana de América son sus santos” (nn.14-15), este libro lo avala de forma sobresaliente para el Perú. A pesar de su gran extensión, se lee de un tirón, por su agilidad de estilo y el gran aporte de nuevos contenidos. La obra se hace indispensable tanto para todo estudioso del mundo virreinal peruano como para todo cristiano que sabe que está llamado a la santidad.

domingo, 17 de agosto de 2014

Sobre el diferendo mediático

ILO AL DIA. Detalles Publicado el Domingo, 19 Enero 2014 17:33

Por: Hernando De Soto.

Quizá sea útil un punto de vista de un peruano que, por haber pasado los últimos meses fuera de su país, ha contemplado este incidente desde el exterior. Creo que en la presente coyuntura las autoridades políticas no deben ni siquiera considerar inmiscuirse en las divergencias entre los dos grupos mediáticos en contienda. Fundamentalmente por las siguientes razones:

La primera es el hecho de que el segundo grupo periodístico organice un debate general con el primero y convoque a su causa a algunas de las más talentosas plumas y a los periodistas más mediáticos del país es una clara señal de que no hay ningún monopolio. Y si de aquí en adelante el presidente se retira del asunto, sería también una señal de que no solo no hay monopolio, sino que el poder político tampoco quiere imponer uno.

La segunda es porque el debate franco y abierto, que puede parecerle a algunos una expresión de fractura social, se ve muy bien desde afuera porque es la manera como las democracias tramitan sus conflictos, a diferencia de una dictadura visible o encubierta. En el comunismo de Europa Central no había debate, los políticos lo determinaban todo, y ese sistema de resolver conflictos colapsó totalmente, mientras que en los países donde los poderes mediáticos compiten y están continuamente en desacuerdo, los ciudadanos pueden buscar soluciones desde más de una perspectiva.

La tercera es porque con el debate abierto que requiere un lenguaje accesible a las mayorías, al margen de los tecnicismos legales que necesita el aparato administrativo, la opinión pública jugará un papel decisivo en la decisión final. Para mí el protagonismo ciudadano es parte fundamental de la democracia.

En cuarto lugar, la competencia y el enfrentamiento de los medios por el mercado para mí es la mejor noticia a favor de todos quienes deseamos estar bien informados y protegernos, también, de los periodistas cuando cometen abuso de su posición o se equivocan. Cuando alguien abusa de mí y hay competencia puedo recurrir a los medios adversos que acogerían mi reclamo. Eso no sucede cuando los medios no compiten.

En quinto lugar, porque la libertad de prensa en el Perú es vista por el 99,7% de población no peruana del mundo como el signo más claro de que la presidencia del país no va a tomar una decisión arbitraria. Desde Aristóteles pasando por Montesquieu, el equilibrio de poderes siempre ha sido la garantía de protección ciudadana y la prensa es uno de esos poderes. Pero en el caso del Perú es el poder más creíble de todos. Ya es una tesis imbatible que el poder principal que evitó el monopolio del montesinismo fue la prensa independiente. Esta tesis fue fundamentada por el Stanford Research Institute, que estableció hace más de nueve años que cuando Montesinos corrompía, en promedio, tenía que pagar cien veces más a un periodista que a los representantes de otros poderes. Todo lo cual revela que si el Estado en el Perú se mete con la prensa, va a ser muy difícil que el mundo y los peruanos no vean esta acción como un ataque a la democracia. No creo que los periodistas sean mejores peruanos que el resto de nosotros, sino que son fiscalizados por la opinión pública cada día, mientras que la administración pública lo hace cada cinco años.
Lambayeque

Alberto Priano: “Hay una clara intención de desaparecer canales locales”

Jueves, 16 de enero de 2014 | 10:57 am

Gerente de Canal 21 asegura que proceso de transición a señal digital antes del 2016 no le da opción de error a pequeñas estaciones de televisión.

“En provincias, desgraciadamente el centralismo y la concentración de medios ha provocado que se le obligue a apagar la señal analógica de canales locales y a cambiar por la digital, sin opción de error, arriesgando a los canales locales a desaparecer”, sostuvo el gerente del Canal 21, Alberto Priano.

Según informó, la normativa de la Televisión Digital Terrestre en el Perú establece que en las principales ciudades, entre las que figura Chiclayo, tienen que convertir su señal a digital a más tardar en junio del 2016, caso contrario la licencia con la que funcionan los medios no será renovada y el canal desaparecería.

Priano indicó que las estaciones de provincia han sido castigadas , a diferencia de los canales de Lima, a quienes se les ha permitido trabajar con señal analógica y digital a la vez.

Agregó que estos medios tienen de dos a tres años para hacer la conversión con los errores del caso, los que pueden ser resueltos paulatinamente. “ Es por eso que canales como América, TV Perú o ATV tienen dos frecuencias: la digital y la analógica ”, precisó.

Además, dijo que la inversión para implementar de equipos al canal que permitan la conversión total, incluida la producción, a la señal digital bordea el millón y medio de dólares por estación.

“La transición es cara, es por eso que el gobierno ha creído que muchas estaciones de televisión en las regiones no podrán acceder al cambio y por eso no les brindan todas las facilidades para hacer la conversión paulatina”, comentó.

Según Priano, por esto la Unesco ha emitido un comunicado en el que indican que es anticonstitucional la normativa de la televisión digital , porque esta no ofrece las mismas facilidades a los canales de provincia que son pequeños, a diferencia de las grandes cadenas de Lima.

“El grupo ATV es el más grande en el Perú, tiene 53 frecuencias y acapara el 60% de la televisión nacional . Mientras que a los canales de provincia no se les da una frecuencia adicional para hacer las pruebas”, refirió Priano, quien advirtió que hay una clara intención de parte del gobierno de desaparecer a los pequeños canales , acción que respondería a los intereses de los grandes medios televisivos.

Para Priano, el riesgo es que las empresas locales que no han previsto el proceso de transición de señales van a terminar cerrando, mientras que los canales que asuman el reto igual podrían perder, pues los televisores con los que cuenta la población no serían útiles para captar la nueva señal.

Añadió que el lanzamiento de la señal digital del Canal 21 antes del 2016 depende de la evolución de venta de televisores en formato japonés-brasileño. Para esto, al comprar un televisor, se debe verificar el formato.


“ Si existen muy pocos televisores que reciben la señal digital en la región , entonces no nos convendría lanzar una nueva señal, pues no podrá ser captada, lo que también provocaría que el canal desaparezca”, advirtió.
Mario Vargas Llosa: “Ningún país democrático digno acepta concentración de prensa”

Martes, 14 de enero de 2014 | 8:38 am

Mario Vargas Llosa. Premio Nobel de Literatura.

Gustavo Gorriti

IdL-Reporteros

Mario Vargas Llosa no es solo un gran escritor sino uno de los intelectuales públicos más prestigiosos y respetados en el mundo. IDL-Reporteros lo entrevistó para su primera publicación del 2014, sobre varios temas, pero especialmente sobre uno de los hechos y debates que provoca más silenciamientos y distorsiones: el oligopolio en los medios de prensa.

Sea que se esté de acuerdo o se tenga alguna discrepancia con la opinión de Vargas Llosa, es evidente la importancia de conocer con claridad su pensamiento. Por eso, IDL-R buscó acentuar el factor expositivo en la entrevista, cuya primera de dos partes se publica hoy.

En el enconado debate actual sobre la concentración de medios, tu voz ha surgido con fuerza marcando claras divergencias con gente muy cercana a ti.

Así es. Creo que la batalla de este momento es la batalla contra la concentración de la prensa, creo que ese es un tema de una enorme urgencia, porque puede tener un efecto a mediano y largo plazo catastrófico para la Democracia si no conseguimos un consenso amplio en el Perú en favor de una verdadera libertad de prensa, que es incompatible con una concentración de medios como la que se está dando en el Perú.

¿Cuál es, en concreto, tu punto de vista [sobre cómo enfrentar el problema]? El Comercio ha intentado presentarlo como uno de libertad de prensa.

Yo voy a publicar este domingo [12 de enero] un artículo en Piedra de Toque [su columna quincenal] en el que abordó el tema. Mi posición es [la] que yo creo normal y natural dentro de una concepción democrática de la vida pública: Que es absolutamente importante que exista libertad de prensa, libertad de crítica y que por lo tanto es muy importante que los medios de comunicación reflejen la diversidad de puntos de vista, de opiniones. […]

Eso, para mí, es incompatible con la concentración de los medios de prensa. Y afortunadamente tenemos una Constitución que en ese aspecto es absolutamente clara, pues prohíbe la exclusión, el monopolio y el acaparamiento de la prensa.

Ahora, ha surgido el hecho de la compra de Epensa por El Comercio, que yo creo que entra clarísimamente en contradicción con ese principio constitucional; y frente a eso ha surgido una muy buena iniciativa, la de esos ocho periodistas, que arriesgándose a la muerte civil han hecho una acción de amparo pidiendo que el Poder Judicial declare nulo ese acuerdo comercial.

Yo creo que las razones son obvias. Ningún país democrático digno de ese nombre acepta una concentración de la prensa que le dé a una organización casi el 80 por ciento del mercado informativo.

Todas las sociedades democráticas desarrolladas tienen leyes o principios que impiden el monopolio y el acaparamiento. He estado justamente viendo en estos días qué ocurría en Estados Unidos, Europa. Ninguna democracia, ninguna, permite una concentración semejante; incluso muchas de ellas impiden que haya un cruce…

… la propiedad cruzada de medios de información…

 …exactamente, que tengas periódicos y tengas televisiones está prohibido en muchas partes… y en todas hay unos organismos que controlan o que vigilan que no se produzca esa concentración. Nosotros tenemos un principio constitucional al respecto.

La pregunta clave, creo yo, es cuál es la mejor manera de garantizar ese pluralismo informativo y evitar esa concentración.

Yo estoy en contra de leyes especiales en democracias subdesarrolladas. No en democracias desarrolladas. Nadie discute en España, por ejemplo, la función que tiene la Comisión Nacional de la Competencia, que es la que autoriza o no autoriza compras o funciones de órganos de prensa, que puedan ir más allá del 30 por ciento. […]

Pero en los países subdesarrollados, ya sabemos a lo que conducen las leyes de prensa: Venezuela, Ecuador, Bolivia, Argentina. […]

Yo creo que con lo que sabemos y con los precedentes que tenemos…, hay que oponerse a que haya una ley de prensa y yo creo que hay que aceptar que la vía judicial es la mejor.

"Mira, yo respaldé a Humala con muchos temores, y sin embargo esos temores eran injustificados. Ha cumplido lo que prometió públicamente en San Marcos".

¿Debería ser entonces [enfrentado y resuelto el problema solo] a través de la vía judicial?

A través de la vía judicial. Puede ser lento, puede llegar a muchas instancias. Llegar a la Corte Suprema, llegar al Tribunal Constitucional y llegar  incluso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos en San José. En buena hora.

Porque yo creo que un debate en el Parlamento, con el enorme desprestigio que este tiene –en todas las encuestas es la institución peor valorada por la opinión pública peruana–, es la peor tribuna para que haya un debate alturado, sensato, racional sobre la mejor manera de impedir la concentración de la prensa.

Entonces la ley que se diera sería de todas maneras una ley que no tendría ningún consenso y que se convertiría en un objetivo político para derribarlo o defenderlo o imponerlo. Creo que [eso] solo traería un enorme perjuicio al Gobierno, porque lo acercaría a los gobiernos que han utilizado la ley para abolir la libertad de prensa o, por lo menos, para restringirla.

Entonces, yo creo que el Poder Judicial es la buena vía, y creo que por esa vía hay más posibilidades de obtener consenso. Y en todo caso lo que me parece muy bien es que haya debate, que el debate esté abierto hoy en día y que sea un debate en el que participa cada vez más gente.

Yo creo que desde el punto de vista internacional no hay ninguna duda sobre quién tiene la razón en este debate. No la pueden tener quienes sostienen, con sofismas muy baratos, que tener el 80 por ciento del mercado de ninguna manera limita la diversidad informativa, la diversidad crítica, la diversidad de opiniones…

Entonces, lo que propones es que el Poder Judicial actúe aquí como lo hacen en otros lugares las instituciones reguladoras y que sea quien ordene: ‘Deshagan esta operación.

Retrotráigase al estado anterior”.

Exactamente. Y eso sería lo ideal en este caso, es decir, sobre todo no presentar esto como una lucha entre dos empresas. Creo que el Poder Judicial debería anular la operación y La República renunciar a absorber Epensa, justamente en defensa de ese principio, de la dispersión de la propiedad de medios de comunicación.

¿Y qué pasaría con los Agois, una vez deshecha la operación, si quieren vender?

En buena hora, que lo vendan. Y ojalá entre un tercer grupo a competir. Ojalá.