Páginas vistas en total

Mi lista de blogs

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA
FRANCISCO IGARTUA CON DORIS GIBSON, PIEZA CLAVE EN LA FUNDACION DE OIGA, EN 1950 CONFUNDARIAN CARETAS.

«También la providencia fue bondadosa conmigo, al haberme permitido -poniendo a parte estos años que acabo de relatar- escribir siempre en periódicos de mi propiedad, sin atadura alguna, tomando los riesgos y las decisiones dictadas por mi conciencia en el tono en que se me iba la pluma, no siempre dentro de la mesura que tanto gusta a la gente limeña. Fundé Caretas y Oiga, aunque ésta tuvo un primer nacimiento en noviembre de 1948, ocasión en la que también conté con la ayuda decisiva de Doris Gibson, mi socia, mi colaboradora, mi compañera, mi sostén en Caretas, que apareció el año 50. Pero éste es asunto que he tocado ampliamente en un ensayo sobre la prensa revisteril que publiqué años atrás y que, quién sabe, reaparezca en esta edición con algunas enmiendas y añadiduras». FRANCISCO IGARTUA - «ANDANZAS DE UN PERIODISTA MÁS DE 50 AÑOS DE LUCHA EN EL PERÚ - OIGA 9 DE NOVIEMBRE DE 1992»

Mi lista de blogs

«Cierra Oiga para no prostituir sus banderas, o sea sus ideales que fueron y son de los peruanos amantes de las libertades cívicas, de la democracia y de la tolerancia, aunque seamos intolerantes contra la corrupción, con el juego sucio de los gobernantes y de sus autoridades. El pecado de la revista, su pecado mayor, fue quien sabe ser intransigente con su verdad» FRANCISCO IGARTUA – «ADIÓS CON LA SATISFACCIÓN DE NO HABER CLAUDICADO», EDITORIAL «ADIÓS AMIGOS Y ENEMIGOS», OIGA 5 DE SEPTIEMBRE DE 1995

Mi lista de blogs

CENTRO VASCO PERU

CENTRO VASCO PERU
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

CENTRO VASCO LIMA

CENTRO VASCO LIMA
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

«Siendo la paz el más difícil y, a la vez, el supremo anhelo de los pueblos, las delegaciones presentes en este Segundo Congreso de las Colectividades Vascas, con la serena perspectiva que da la distancia, respaldan a la sociedad vasca, al Gobierno de Euskadi y a las demás instituciones vascas en su empeño por llevar adelante el proceso de paz ya iniciado y en el que todos estamos comprometidos.» FRANCISCO IGARTUA - TEXTO SOMETIDO A LA APROBACION DE LA ASAMBLEA Y QUE FUE APROBADO POR UNANIMIDAD - VITORIA-GASTEIZ, 27 DE OCTUBRE DE 1999.

«Muchos más ejemplos del particularismo vasco, de la identidad euskaldun, se pueden extraer de la lectura de estos ajados documentos americanos, pero el espacio, tirano del periodismo, me obliga a concluir y lo hago con un reclamo cara al futuro. Identidad significa afirmación de lo propio y no agresión a la otredad, afirmación actualizada-repito actualizada- de tradiciones que enriquecen la salud de los pueblos y naciones y las pluralidades del ser humano. No se hace patria odiando a los otros, cerrándonos, sino integrando al sentir, a la vivencia de la comunidad euskaldun, la pluralidad del ser vasco. Por ejemplo, asumiendo como propio -porque lo es- el pensamiento de las grandes personalidades vascas, incluido el de los que han sido reacios al Bizcaitarrismo como es el caso de Unamuno, Baroja, Maeztu, figuras universales y profundamente vascas, tanto que don Miguel se preciaba de serlo afirmando «y yo lo soy puro, por los dieciséis costados». Lo decía con el mismo espíritu con el que los vascos en 1612, comenzaban a reunirse en Euskaletxeak aquí en América» - FRANCISCO IGARTUA - AMERICA Y LAS EUSKALETXEAK - EUSKONEWS & MEDIA 72.ZBK 24-31 DE MARZO 2000

Mi lista de blogs

viernes, 26 de julio de 2013

LA TERCERA

Misioneros en la Amazonía Peruana

Mons. Miguel Irizar Campos, C.P.


Desde el Perú, tierra entrañable para los Pasionistas, saludo a los lectores de la revista Redención, para comunicarles una buena noticia.  Los pasionistas estamos iniciando el Centenario de nuestra llegada al Perú un 10 de febrero del año 1913, cuando procedentes del convento de Deusto, Bilbao, arribaron los primeros 12 misioneros al Puerto del Callao.

Nuestra presencia en el Perú se la debemos especialmente a Mons. Emilio Lissón, Obispo de Chachapoyas, quien en su visita ad Limina a Roma en 1910, se presentó a los superiores de la Congregación Pasionista y demandó religiosos para su diócesis, a fin de que se encargaran de la parte más abandonada, la región de San Martín. Los superiores de la Curia General de Roma indicaron al celoso obispo que podía acudir a Bilbao, ya que la joven provincia del Sagrado Corazón disponía de religiosos que podían aceptar este compromiso.

Efectivamente, la Curia Provincial acogió favorablemente la solicitud del Obispo de Chachapoyas con el envío al Perú de seis sacerdotes y seis hermanos. Se firmó en Bilbao  el contrato respectivo el 17 de enero de 1911, inicialmente en forma experimental por un periodo de 3 años. Los elegidos para esta heroica misión eran los sacerdotes: Atanasio Jáuregui,(superior del equipo) Arsenio Sainz, Andrés Asenjo, Hipólito Balaustegui, Tomás Pestana, Eleuterio Fernández, y los hermanos Felicísimo Menica, Marcelino Salinas, Bernabé Guridi, Silverio Barrena, Jeremías Ugarte y Domingo Menica

Aceptar un compromiso para tres años, teniendo que mover 12 religiosos que hasta el momento se habían dedicado a la vida conventual y a la predicación de misiones populares, era ciertamente una gran temeridad. Ninguno de ellos conocía la realidad de la diócesis de Chachapoyas, ni del Perú. Pero hay obras de Dios que sólo con “imprudencia apostólica” se pueden aceptar.

El 24 de diciembre de 1912 parten de Bilbao rumbo al Perú doce Misioneros Pasionistas. Eran “doce” como los Apóstoles. Este número tenía un significado especial para una provincia religiosa que iniciaba una empresa misionera. La expedición misionera tras una larga travesía, por el océano Atlántico y el Pacífico, arriba al puerto del Callao el 10 de febrero de 1913, donde los aguarda Mons. Lissón, a cuyas órdenes comienzan su aventura misionera. Tras un largo y penoso recorrido por la costa y sierra del Perú, a pie y a lomo de caballo, pasando por Cajamarca, Chachapoyas y Moyobamba, hasta llegar a la Amazonía, a la ciudad de Tarapoto, el 17 de mayo de 1913.

Por este motivo, la apertura del Centenario Pasionista será intencionalmente en la ciudad de Tarapoto, el 19 de mayo de 2013 y el siguiente domingo, 26 de mayo, en Lima, en el distrito de San Isidro, donde se fundó en 1931 el primer convento Pasionista en el Perú.

Las peripecias de este largo viaje quedaron escritas en la carta que el padre Atanasio Jáuregui, superior del grupo misionero, envió al padre General de la Congregación, con fecha 14 de junio de 1913. Describe, con admiración y estima, el comportamiento del obispo Lissón en toda esta ruta. Monseñor, en una caída de caballo, atravesando un fangal, perdió su anillo; durante todo el camino trató a los misioneros con amor paternal y exquisita delicadeza. Gracias a Dios, todos estábamos animados de una voluntad de hierro, y el obispo participaba de todo y su virtud nos servía de estímulo y nadie se acobardó”.

Los eventos principales del Centenario están programados de mayo del presente año a mayo de 2014, que incluirán celebraciones litúrgicas, actos académicos “Simposio Pasionista”, Exposición Misionera de la obra Pasionista en la Amazonía Peruana. Con esta finalidad, venimos preparando una publicación monográfica: “Cien años de los Pasionistas en el Perú” y un documental (video) “Cien años de la presencia Pasionista en la Amazonía Peruana”.

Los pasionistas tienen conciencia de recibir esta región como una rica herencia legada por los antiguos misioneros, sobre todo jesuitas, pero se dan cuenta también de que reciben una zona misional en situación muy difícil. El aislamiento y la incomunicación entre sí,  la austeridad de vida y la pobreza parecen haber sido los rasgos más salientes de los primeros años.

En su carta pastoral del 15 de agosto de 1936 Mons. Atanasio Jáuregui describe la obra de las Misioneros Pasionistas en la Amazonía: “Los Pasionistas que hemos venido prestando nuestra decidida y desinteresada cooperación a la Diócesis de Chachapoyas desde 1913, en las provincias de San Martín y Huallaga, podemos afirmar, sin vanos alardes, que nos hemos esforzado en llenar con honradez y dignidad la delicada misión que se nos encomendara, “haciéndonos todo para todos –en expresión del Apóstol- a fin de ganar a todos para Jesucristo”.

La zona encomendada a los pasionistas pertenecía al antiguo Obispado de Maynas, que posteriormente  pasó a la jurisdicción del Obispado de Chachapoyas, que comprendía la Región de San Martín, primer escenario de nuestros misioneros.

Al crearse el año 1921 la Prefectura Apostólica de San Gabriel del Marañón en la Provincia de Alto Amazonas, Departamento de Loreto,   posteriormente elevada  a Vicariato Apostólico, se amplía el escenario misionero de la Congregación Pasionista en la amazonía peruana. Como primer pastor de ese territorio misional es nombrado por la Santa Sede Mons. Atanasio Jáuregui, hijo de Larrabezua (Vizcaya) consagrado Obispo en Lima el año 1936.

Mons. Jáuregui ejercerá al mismo tiempo, el cargo de superior religioso, tanto de los misioneros de la Prefectura, como de los que venían trabajando en las provincias de Tarapoto, Saposoa, Lamas y Juanjuí, que eclesiásticamente seguirían dependientes del Obispado de Chachapoyas.

Muchos años después,  en 1948, la Santa Sede confiaba  a la Congregación Pasionista la nueva Prelatura de Moyobamba nombrando como Primer Prelado a Mons. Martín Elorza, natural de Elgueta (Guipúzcoa), quien sería consagrado Obispo el año 1954 en la parroquia Pasionista de la Virgen del Pilar de Lima.

La Congregación Pasionista ha tenido a su cargo simultáneamente dos territorios eclesiásticos: el Vicariato Apostólico de Yurimaguas en el Departamento de Loreto y la Prelatura de Moyobamba en el Departamento de San Martín, con una extensión territorial de casi cien mil kilómetros2.

Los Pasionistas en el Perú somos ante todo misioneros de los pueblos de la selva, evangelizadores por vocación, con nuestro peculiar carisma de Pasionista. Esa evangelización ha significado un gran esfuerzo por llegar a los pueblos y comunidades que llevaban muchos años desprovistos de toda atención pastoral en esa inmensa región de la amazonía peruana, donde hemos tratado de implantar la Iglesia.

En respuesta a este gran reto misionero de las Misiones Pasionistas en el Perú, se originó una gran movilización de religiosos de la Provincia del Sagrado Corazón de Jesús a lo largo de estos 100 años, gracias a los numeras vocaciones que surgían en nuestro País Vasco. Ante la dolorosa baja de las vocaciones que hemos venido sufriendo en nuestra tierra, se ha reducido nuestra capacidad de cumplir con el histórico encargo que asumimos hace un siglo.

Nos compensa en parte, el florecimiento y crecimiento de vocaciones peruanas para nuestra Congregación. Nos resulta también esperanzador el surgimiento de vocaciones para el clero diocesano y para la vida consagrada, en nuestras iglesias de la Prelatura de Moyobamba y del Vicariato Apostólico de Yurimaguas.