Páginas vistas en total

Mi lista de blogs

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA
FRANCISCO IGARTUA CON DORIS GIBSON, PIEZA CLAVE EN LA FUNDACION DE OIGA, EN 1950 CONFUNDARIAN CARETAS.

«También la providencia fue bondadosa conmigo, al haberme permitido -poniendo a parte estos años que acabo de relatar- escribir siempre en periódicos de mi propiedad, sin atadura alguna, tomando los riesgos y las decisiones dictadas por mi conciencia en el tono en que se me iba la pluma, no siempre dentro de la mesura que tanto gusta a la gente limeña. Fundé Caretas y Oiga, aunque ésta tuvo un primer nacimiento en noviembre de 1948, ocasión en la que también conté con la ayuda decisiva de Doris Gibson, mi socia, mi colaboradora, mi compañera, mi sostén en Caretas, que apareció el año 50. Pero éste es asunto que he tocado ampliamente en un ensayo sobre la prensa revisteril que publiqué años atrás y que, quién sabe, reaparezca en esta edición con algunas enmiendas y añadiduras». FRANCISCO IGARTUA - «ANDANZAS DE UN PERIODISTA MÁS DE 50 AÑOS DE LUCHA EN EL PERÚ - OIGA 9 DE NOVIEMBRE DE 1992»

Mi lista de blogs

«Cierra Oiga para no prostituir sus banderas, o sea sus ideales que fueron y son de los peruanos amantes de las libertades cívicas, de la democracia y de la tolerancia, aunque seamos intolerantes contra la corrupción, con el juego sucio de los gobernantes y de sus autoridades. El pecado de la revista, su pecado mayor, fue quien sabe ser intransigente con su verdad» FRANCISCO IGARTUA – «ADIÓS CON LA SATISFACCIÓN DE NO HABER CLAUDICADO», EDITORIAL «ADIÓS AMIGOS Y ENEMIGOS», OIGA 5 DE SEPTIEMBRE DE 1995

Mi lista de blogs

CENTRO VASCO PERU

CENTRO VASCO PERU
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

CENTRO VASCO LIMA

CENTRO VASCO LIMA
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

«Siendo la paz el más difícil y, a la vez, el supremo anhelo de los pueblos, las delegaciones presentes en este Segundo Congreso de las Colectividades Vascas, con la serena perspectiva que da la distancia, respaldan a la sociedad vasca, al Gobierno de Euskadi y a las demás instituciones vascas en su empeño por llevar adelante el proceso de paz ya iniciado y en el que todos estamos comprometidos.» FRANCISCO IGARTUA - TEXTO SOMETIDO A LA APROBACION DE LA ASAMBLEA Y QUE FUE APROBADO POR UNANIMIDAD - VITORIA-GASTEIZ, 27 DE OCTUBRE DE 1999.

«Muchos más ejemplos del particularismo vasco, de la identidad euskaldun, se pueden extraer de la lectura de estos ajados documentos americanos, pero el espacio, tirano del periodismo, me obliga a concluir y lo hago con un reclamo cara al futuro. Identidad significa afirmación de lo propio y no agresión a la otredad, afirmación actualizada-repito actualizada- de tradiciones que enriquecen la salud de los pueblos y naciones y las pluralidades del ser humano. No se hace patria odiando a los otros, cerrándonos, sino integrando al sentir, a la vivencia de la comunidad euskaldun, la pluralidad del ser vasco. Por ejemplo, asumiendo como propio -porque lo es- el pensamiento de las grandes personalidades vascas, incluido el de los que han sido reacios al Bizcaitarrismo como es el caso de Unamuno, Baroja, Maeztu, figuras universales y profundamente vascas, tanto que don Miguel se preciaba de serlo afirmando «y yo lo soy puro, por los dieciséis costados». Lo decía con el mismo espíritu con el que los vascos en 1612, comenzaban a reunirse en Euskaletxeak aquí en América» - FRANCISCO IGARTUA - AMERICA Y LAS EUSKALETXEAK - EUSKONEWS & MEDIA 72.ZBK 24-31 DE MARZO 2000

Mi lista de blogs

sábado, 15 de noviembre de 2014

1995-2015

Cuando la callada no es buena respuesta
FRANCISCO IGARTUA

FRANCISCO IGARTUA
Director Fundador
Fondo Editorial Revista Oiga
Muchos lo vieron así: como gesto dramático de un padre doloroso que sale en defensa del hijo hallado en falta. Pero no sólo fue eso la emotiva presentación de Luis Bedoya Reyes en la pantalla del Canal 5 el domingo pasado. Fue algo más. Fue una lección muy alta de valor paterno y una gravísima acusación pública que no puede ser pasada por alto, dando la callada por respuesta.
El doctor Luis Bedoya Reyes, uno de nuestros más altos repúblicos y políticos de mente lúcida que mereció ser presidente, salió en la televisión como león herido en defensa de su hijo. Pero no salió a disculparlo —lo halló pecador—, lo hizo para defenderlo legalmente y para protestar, altivo, por la forma aprobiosa y gratuita como fue detenido y puesto en prisión.
Lo habían tratado como si fuera un peligroso criminal de la banda de Los Destructores y no como lo que es: un ciudadano con residencia conocida y familiares respetabilísimos, que no rehuía a la justicia, ante la que se había presentado oportunamente.
Con su alegato, Bedoya Reyes volvió a poner bajo sospecha el incivilizado modo con el que se está deteniendo y encarcelando a los acusados de complicidad con la dictadura, con sus crímenes y latrocinios; pues ese bárbaro proceder con olor a venganza, a ensañamiento, no enaltece sino rebaja a quien lo emplea.
Pero el doctor Bedoya Reyes no salió a pedir favor sino a reclamar, con entereza, justicia; por lo que no se mordió la lengua y acusó directamente al responsable de la inexplicable maldad: a uno de los ministros de la transición, ya que la policía actúa por órdenes superiores y no por capricho. En el doloroso trance que le ha tocado vivir en la plenitud de su vida, dando muestra de fuertísimo carácter, sobreponiéndose a las lágrimas, el sereno repúblico tuvo también ánimo para examinar los hechos considerados delito y confrontarlos con los de descargo.
Llegó a la conclusión de que los descargos disminuyen considerablemente el terrible pecado de su hijo, quien acudió al tenebroso Montesinos en demanda de ayuda para derrotar a sus desarmados adversarios en las elecciones miraflorinas. Un hecho a todas luces imperdonable en un opositor al régimen; aunque no delito, pues el padre probó que el hijo recibió la ayuda sin entregarse al fujimorismo, ya que más tarde, desde el despacho de la alcaldía, se negó a cumplir las órdenes que recibía de la contraloría fujimorista para acusar de malos manejos administrativos a Femando y Alberto Andrade. Sin embargo, siendo correcto el alegato del doctor Bedoya Reyes e injusta por lo tanto la estadía de su hijo en la cárcel, no puedo dejar de advertir mucha mayor gravedad que el padre en la falta o el pecado de Luis Bedoya de Vivanco, quien no es claro está, delincuente, pero sí grandísimo pecador, ya que moral y políticamente resulta aberrante que se aliara con la dictadura para derrotar, suciamente, a su adversario Andrade y dañar así, de carambola, la imagen del hermano, Alberto Andrade, en aquella época el más firme contendor del candidato Fujimori, el déspota reeleccionista. Fue el favor mayor que, entonces, podía hacérsele al régimen nefasto.
En todo caso, la intervención televisiva del doctor Luis Bedoya Reyes ha sido una lección dramática de trágico valor humano, de nobleza patriarcal, de fiero instinto paternal. También de cívica indignación ante la irresponsabilidad de ciertos acusadores y los métodos abusivos y violentos, nada democráticos, usados estos días para detener y encarcelar a los acusados, salvo extrañas excepciones que acrecientan los interrogantes que no debieran tener la callada por respuesta.


Fuente: El Comercio, Jueves 8 de febrero de 2001.  Sección Editorial a15
Edición y Compilación: Jhon Bazán & Josu Iñaki Bazán