Páginas vistas en total

Mi lista de blogs

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA
FRANCISCO IGARTUA CON DORIS GIBSON, PIEZA CLAVE EN LA FUNDACION DE OIGA, EN 1950 CONFUNDARIAN CARETAS.

«También la providencia fue bondadosa conmigo, al haberme permitido -poniendo a parte estos años que acabo de relatar- escribir siempre en periódicos de mi propiedad, sin atadura alguna, tomando los riesgos y las decisiones dictadas por mi conciencia en el tono en que se me iba la pluma, no siempre dentro de la mesura que tanto gusta a la gente limeña. Fundé Caretas y Oiga, aunque ésta tuvo un primer nacimiento en noviembre de 1948, ocasión en la que también conté con la ayuda decisiva de Doris Gibson, mi socia, mi colaboradora, mi compañera, mi sostén en Caretas, que apareció el año 50. Pero éste es asunto que he tocado ampliamente en un ensayo sobre la prensa revisteril que publiqué años atrás y que, quién sabe, reaparezca en esta edición con algunas enmiendas y añadiduras». FRANCISCO IGARTUA - «ANDANZAS DE UN PERIODISTA MÁS DE 50 AÑOS DE LUCHA EN EL PERÚ - OIGA 9 DE NOVIEMBRE DE 1992»

Mi lista de blogs

«Cierra Oiga para no prostituir sus banderas, o sea sus ideales que fueron y son de los peruanos amantes de las libertades cívicas, de la democracia y de la tolerancia, aunque seamos intolerantes contra la corrupción, con el juego sucio de los gobernantes y de sus autoridades. El pecado de la revista, su pecado mayor, fue quien sabe ser intransigente con su verdad» FRANCISCO IGARTUA – «ADIÓS CON LA SATISFACCIÓN DE NO HABER CLAUDICADO», EDITORIAL «ADIÓS AMIGOS Y ENEMIGOS», OIGA 5 DE SEPTIEMBRE DE 1995

Mi lista de blogs

CENTRO VASCO PERU

CENTRO VASCO PERU
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

CENTRO VASCO LIMA

CENTRO VASCO LIMA
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

«Siendo la paz el más difícil y, a la vez, el supremo anhelo de los pueblos, las delegaciones presentes en este Segundo Congreso de las Colectividades Vascas, con la serena perspectiva que da la distancia, respaldan a la sociedad vasca, al Gobierno de Euskadi y a las demás instituciones vascas en su empeño por llevar adelante el proceso de paz ya iniciado y en el que todos estamos comprometidos.» FRANCISCO IGARTUA - TEXTO SOMETIDO A LA APROBACION DE LA ASAMBLEA Y QUE FUE APROBADO POR UNANIMIDAD - VITORIA-GASTEIZ, 27 DE OCTUBRE DE 1999.

«Muchos más ejemplos del particularismo vasco, de la identidad euskaldun, se pueden extraer de la lectura de estos ajados documentos americanos, pero el espacio, tirano del periodismo, me obliga a concluir y lo hago con un reclamo cara al futuro. Identidad significa afirmación de lo propio y no agresión a la otredad, afirmación actualizada-repito actualizada- de tradiciones que enriquecen la salud de los pueblos y naciones y las pluralidades del ser humano. No se hace patria odiando a los otros, cerrándonos, sino integrando al sentir, a la vivencia de la comunidad euskaldun, la pluralidad del ser vasco. Por ejemplo, asumiendo como propio -porque lo es- el pensamiento de las grandes personalidades vascas, incluido el de los que han sido reacios al Bizcaitarrismo como es el caso de Unamuno, Baroja, Maeztu, figuras universales y profundamente vascas, tanto que don Miguel se preciaba de serlo afirmando «y yo lo soy puro, por los dieciséis costados». Lo decía con el mismo espíritu con el que los vascos en 1612, comenzaban a reunirse en Euskaletxeak aquí en América» - FRANCISCO IGARTUA - AMERICA Y LAS EUSKALETXEAK - EUSKONEWS & MEDIA 72.ZBK 24-31 DE MARZO 2000

Mi lista de blogs

lunes, 24 de noviembre de 2014

1995-2015

Oiga dice la verdad señor Presidente
FRANCISCO IGARTUA

FRANCISCO IGARTUA
Director Fundador
Fondo Editorial Revista Oiga
SUPONE usted bien señor presidente que la información sobre sus residencias publicadas por OIGA tenia intensión política. No se equivoca usted. Esa era el propósito de la revista: destacar la demagogia aprista, la incongruencia entre lo que dice y lo que hace. También deja entrever usted que la nota va conducida a distraer asuntos transcendentes –con propósitos subalternos, añade el comunicado de su partido– y aquí yerra usted, señor presidente. Las razones por las que OIGA publico la información sobre sus residencias no tratan de desviar sino de centrar el debate sobre estatificación de la banca y no están inspiradas en inquina personal alguna, menos aun podrían tener animo de dañar honras. Nada de lo publicado sobre su conducta roza con lo ilegal o desdoroso, como lo puntualizo la revista.

Lo que sí ha hecho es salir al encuentro de la desorbitada campaña aprista de apoyo a la estatificación de la banca, que usted inicio con su gira al norte –en la que se dedico a enfrentar a los peruanos no sólo por diferencias de credo político y posición social sino hasta de raza– y que, en estos días, llego en el Senado a la agresión moral contra quienes poseen residencias en ciertas zonas de la capital. Los parlamentarios que, siguieron el tema de los discursos presidenciales, se dedicaron esa semana a injuriar, zaherir, ofender y descalificar a la oposición, coincidieron en señalar como delito, como vergonzoso desvarió, el que algunos peruanos tuvieran sus moradas en La Molina, Chacarilla o las Casuarinas.

En su exceso demagógico olvidaron estos señores senadores que muchos de ellos mismos viven en esos barrios, igual que no pocos diputados apristas… y que usted mora en Chacarilla, señor presidente, aparte de poseer una residencia de playa en Naplo.

Callar, pues me era imposible. Hubiera sido traicionar a mi bando, el de la oposición democrática; opción que escogí por la desconfianza que desde antiguo me inspira el Apra, por convicción que usted bien conoce, señor presidente. Yo no podía ocultar algo que está en boca de medio Lima: usted tiene problemas de seguridad en su casa de Chacarilla y ha estado durante meses tratando de hallar otra residencia que le ofrezca el resguardo al que cualquier ciudadano tiene derecho y más aun el presidente de la República. Poseo información de muy buena fuente sobre esa legítima búsqueda de una residencia para mudarse –algunos de cuyos detalles figuran en la crónica que usted no comenta en su carta– y también son confiables las versiones que me llegaron sobre su decisión de concluir la búsqueda, al satisfacerle las características generales de la residencia de Las Tres Marías, que la revista fotografió y que un amigo suyo está construyendo no sé si con ánimo de alquilarla, venderla u obsequiarla. No dijo OIGA que usted fuera propietario del terreno ni de la casa. No he mentido, pues, señor presidente, he dicho la verdad. No se ha hablado de la casa de Alan García sino de la casa para Alan.

Sin embargo, la importancia de la discusión no está en sus visitas a Las Tres Marías ni en su incursión en los diseños de la casa, sino en este hecho social: el lugar de sus residencias, señor presidente. Frente a las destempladas voces apristas, descalificando moralmente a quienes habitan en los barrios llamados de lujo, se levanta firme como una roca esta verdad: allí vive usted, señor presidente de la República, y también allí moran la mayoría de los ministros y muchos diputados y senadores apristas. La demagogia de los estatificadores de la banca, la falsedad de las palabras frente a los hechos, queda así desnuda, a la vista. Que era lo que OIGA quiso exhibir, para probar la hipocresía de la oposición del partido de gobierno y su tentación fascista.

El Perú, señor presidente, nos duele a todos. Nos duele su miseria, sus dolores humanos, su mugre, sus desesperanzas, sus violencias, su retraso económico. En eso no hay distingos. El Perú le duele a usted tanto como a mí. La diferencia está en que algunos – que ahora parece que son muchos– no creemos que ese dolor profundo y triste se resuelva con trasnochadas demagogias que terminan en distribución de miserias y en liquidación de la libertad. Los demócratas confiamos en la decisión nacional –tomada por consenso– de transformar el país en una nación eficaz, eficiente, moderna; con disciplina para el trabajo y la acción social, con mejores salarios y mayor producción; con voluntad para recuperar el tiempo perdido y sobrepasar a nuestros vecinos, que nos seguían de lejos y hoy se nos han escapado hacia adelante.

Permítame, señor presidente, agregarle estas reflexiones: a su habilidad política –es usted político desde las uñas de los pies a la cabeza– no le caería bien un añadido de sosiego y de mesura. No es el mejor de los consejos de Maquiavello el que alienta a la audacia “porque la fortuna es mujer y se deja ganar por los jóvenes impetuosos”. La fortuna, como lo dice el mismo Maquiavello en ese capítulo, dedicado a la menos segura de las formulas de gobierno, es voluble y poco confiable, no es duradera.

De usted, como siempre, amistosamente.

Igartua

Fuente: 0iga, Viernes 14 de setiembre de 1987.  Sección Editorial a03

Edición y Compilación: Jhon Bazán & Josu Iñaki Bazán