Páginas vistas en total

Mi lista de blogs

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA
FRANCISCO IGARTUA CON DORIS GIBSON, PIEZA CLAVE EN LA FUNDACION DE OIGA, EN 1950 CONFUNDARIAN CARETAS.

«También la providencia fue bondadosa conmigo, al haberme permitido -poniendo a parte estos años que acabo de relatar- escribir siempre en periódicos de mi propiedad, sin atadura alguna, tomando los riesgos y las decisiones dictadas por mi conciencia en el tono en que se me iba la pluma, no siempre dentro de la mesura que tanto gusta a la gente limeña. Fundé Caretas y Oiga, aunque ésta tuvo un primer nacimiento en noviembre de 1948, ocasión en la que también conté con la ayuda decisiva de Doris Gibson, mi socia, mi colaboradora, mi compañera, mi sostén en Caretas, que apareció el año 50. Pero éste es asunto que he tocado ampliamente en un ensayo sobre la prensa revisteril que publiqué años atrás y que, quién sabe, reaparezca en esta edición con algunas enmiendas y añadiduras». FRANCISCO IGARTUA - «ANDANZAS DE UN PERIODISTA MÁS DE 50 AÑOS DE LUCHA EN EL PERÚ - OIGA 9 DE NOVIEMBRE DE 1992»

Mi lista de blogs

«Cierra Oiga para no prostituir sus banderas, o sea sus ideales que fueron y son de los peruanos amantes de las libertades cívicas, de la democracia y de la tolerancia, aunque seamos intolerantes contra la corrupción, con el juego sucio de los gobernantes y de sus autoridades. El pecado de la revista, su pecado mayor, fue quien sabe ser intransigente con su verdad» FRANCISCO IGARTUA – «ADIÓS CON LA SATISFACCIÓN DE NO HABER CLAUDICADO», EDITORIAL «ADIÓS AMIGOS Y ENEMIGOS», OIGA 5 DE SEPTIEMBRE DE 1995

Mi lista de blogs

CENTRO VASCO PERU

CENTRO VASCO PERU
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

CENTRO VASCO LIMA

CENTRO VASCO LIMA
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

«Siendo la paz el más difícil y, a la vez, el supremo anhelo de los pueblos, las delegaciones presentes en este Segundo Congreso de las Colectividades Vascas, con la serena perspectiva que da la distancia, respaldan a la sociedad vasca, al Gobierno de Euskadi y a las demás instituciones vascas en su empeño por llevar adelante el proceso de paz ya iniciado y en el que todos estamos comprometidos.» FRANCISCO IGARTUA - TEXTO SOMETIDO A LA APROBACION DE LA ASAMBLEA Y QUE FUE APROBADO POR UNANIMIDAD - VITORIA-GASTEIZ, 27 DE OCTUBRE DE 1999.

«Muchos más ejemplos del particularismo vasco, de la identidad euskaldun, se pueden extraer de la lectura de estos ajados documentos americanos, pero el espacio, tirano del periodismo, me obliga a concluir y lo hago con un reclamo cara al futuro. Identidad significa afirmación de lo propio y no agresión a la otredad, afirmación actualizada-repito actualizada- de tradiciones que enriquecen la salud de los pueblos y naciones y las pluralidades del ser humano. No se hace patria odiando a los otros, cerrándonos, sino integrando al sentir, a la vivencia de la comunidad euskaldun, la pluralidad del ser vasco. Por ejemplo, asumiendo como propio -porque lo es- el pensamiento de las grandes personalidades vascas, incluido el de los que han sido reacios al Bizcaitarrismo como es el caso de Unamuno, Baroja, Maeztu, figuras universales y profundamente vascas, tanto que don Miguel se preciaba de serlo afirmando «y yo lo soy puro, por los dieciséis costados». Lo decía con el mismo espíritu con el que los vascos en 1612, comenzaban a reunirse en Euskaletxeak aquí en América» - FRANCISCO IGARTUA - AMERICA Y LAS EUSKALETXEAK - EUSKONEWS & MEDIA 72.ZBK 24-31 DE MARZO 2000

Mi lista de blogs

viernes, 6 de septiembre de 2013

LA TERCERA

Homenaje mañana en Larrabetzu a Atanasio Jáuregui, pionero pasionista en la Amazonia peruana

06/09/2013

En este año en que se cumple el centenario de la presencia pasionista en la Amazonia peruana, la localidad vasca de Larrabetzu (Bizkaia) celebrará mañana un homenaje a uno de sus hijos más ilustres, monseñor Atanasio Jáuregui Goiri (Larrabetzu, 1877-Yurimaguas, 1957), uno de los pioneros pasionista que llegó a la región en 1903, prefecto apostólico y primer obispo de Yurimaguas y persona que, además de la labor evangelizadora propiamente dicha, contribuyó de manera importante a la promoción educativa, sanitaria, cultural y social de la zona, cuya capital alberga una calle principal con su nombre, que portan asimismo una plazuela junto al aeropuerto y uno de los colegios más prestigiosos de su capital.

Larrabetzu, Bizkaia. Monseñor Atanasio Jáuregui Goiri cuenta con un monumento dedicado a su persona justo frente a la iglesia de Goikolegea en Larrabetzu, a cuyo alrededor tendrá lugar mañana parte del programa del homenaje, que se incribe en el marco del centenario de la importante presencia y contribución de los Pasionistas a la Amazonia peruana.

El programa para mañana en Larrabetzu se iniciará a las 11 de la mañana con ambientación festiva en el pueblo, a lo que seguirá una Misa Mayor, presidida por el ormaiztegiarra monseñor Miguel Irizar, obispo emérito de El Callao, en Perú y titular de la diócesis de ese nombre hasta principios del pasado año. Tras la misa, tendrá lugar el homenaje propiamente dicho, ante el monumento al obispo Atanasio Jáuregui, frente a la iglesia de Goikolexea.

[Agradecemos a Gregorio Arrien, él mismo pasionista, las facilidades, textos e información que nos ha proporcionado para elaborar la presente nota]

Monseñor Atanasio Jáuregui
Monseñor Atanasio Jáuregui Goiri --fue bautizado como Celestino, si bien adoptó Atanasio como su nombre religioso-- nació en 1877 en Larrabetzu y se ordenó sacerdote en 1901. Se dedicó a las tareas de formación y dirección de los jóvenes estudiantes pasionistas hasta que a fines de 1912 partió rumbo al Perú, encabezando una expedición de doce misioneros pasionistas, seis sacerdotes y seis hermanos, invitados por el obispo de Chachapoyas, monseñor Emilio Lissón, para trabajar pastoralmente en las provincias de San Martín y el Huallaga, estableciendo la sede central en la población de Tarapoto. El viaje hasta el destino final fue largo, difícil y penoso.
Al término del periodo acordado ad experimentum, los misioneros resolvieron no abandonar el campo que con tantos sacrificios habían cultivado, al prorrogar la Santa Sede el plazo que los superiores habían fijado. Así, en 1921 se erigió la Prefectura de San Gabriel del Marañón, ubicada en la provincia de Alto Amazonas, un vasto territorio recorrido por los grandes ríos de la región, que constituyen hasta hoy sus principales vías de comunicación. El padre Atanasio Jáuregui fue nombrado Prefecto Apostólico. Cuando en 1936 la Prefectura Apostólica fue elevada a la categoría de Vicariato Apostólico, Jáuregui fue nombrado el primer obispo del Vicariato, con sede central en Yurimaguas, capital de Alto Amazonas.
Además de la labor evangelizadora propiamente dicha, en su tiempo se prestó una especial atención a todo lo relativo a la educación y la salud. Más tarde se ampliarían los acmpos del apostolado y de formación humana y profesional.
-Promoción educativa y cultural: Junto con la construcción de la iglesia-catedral de Yurimaguas y otras iglesias y capillas repartidas por las diferentes poblaciones de la provincia, en 1937 se inauguró en la capital el colegio San Gabriel de segunda enseñanza, mientras que la educación de la juventud femenina de Yurimaguas y Lagunas fue confiada a las religiosas de enseñanza. Paralelamente se creó una amplia red de escuelas parroquiales y centros educativos en las principales poblaciones asentadas a lo largo de los grandes ríos.
-Promoción sanitaria y social: Ante las grandes carencias sanitarias y atendiendo al clamor popular, los misioneros levantaron el hospital Santa Gema de Yurimaguas, cuya acción se vio completada más tarde con el establecimiento del Servicio Cívico pluvial, a través de la lancha Sta Gema. Con el objeto de mejorar la vivienda y servir también para la construcción de las casas parroquiales y el Seminario para vocaciones nativas, en los años 50 empezó a funcionar una pequeña fábrica de ladrillos, la primera de la provincia. En la década siguiente, la nueva ladrillera se vio completada con la construcción de un aserradero.

Pasionistas larrabetzuarras
Monseñor Jáuregui pertenece a la rica saga de larrabetzuarras que profesaron en la Congregación Pasionista, entre los que cabe mencionar:

-P. Casimiro Apraiz (Lucio, en su denominación religiosa), 1911-1991
-P. Gregorio Azpuru (Manuel), 1887-1911
-P. Gabino Basaras, 1874-1935
-P. Francisco Bilbao (Gerardo), 1901-1989
-P. Víctor Bilbao, 1903-1983
-P. Román Dañobeitia (Máximo), 1902-1987
-H. Fidel Elejaga, 1885-1913
-P. Claudio Etxeandia (Juan María), 1879-1963
-H. Miguel Iturregi, 1874-1958
-Monseñor Celestino Jauregi (Atanasio), 1877-1957
-C. Antonio Loroño (Serapio), 1885-1904
-P. Juan Cruz Loroño (Eusebio), 1876-1938
-C. Serapio Loroño, 1874-1895
-H. Ignacio Meñica (Felicísimo), 1875-1942
-C. Martín Meñica (Felicísimo), 1870-1890
-P. Tiburcio Meñica, 1872-1931
-H. Toribio Olazabalaga (Mariano), 1910-1959
-H. Pio de Olea (Leonardo), 1868-1937
-C. Lorenzo Villa (Lázaro), 1922-1942
-P. Román Villa, 1903-1957
-P. Juan Bautista Zarandona (Lucas), 1890-1979


Euskalkultura.com