Páginas vistas en total

Mi lista de blogs

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA
FRANCISCO IGARTUA CON DORIS GIBSON, PIEZA CLAVE EN LA FUNDACION DE OIGA, EN 1950 CONFUNDARIAN CARETAS.

«También la providencia fue bondadosa conmigo, al haberme permitido -poniendo a parte estos años que acabo de relatar- escribir siempre en periódicos de mi propiedad, sin atadura alguna, tomando los riesgos y las decisiones dictadas por mi conciencia en el tono en que se me iba la pluma, no siempre dentro de la mesura que tanto gusta a la gente limeña. Fundé Caretas y Oiga, aunque ésta tuvo un primer nacimiento en noviembre de 1948, ocasión en la que también conté con la ayuda decisiva de Doris Gibson, mi socia, mi colaboradora, mi compañera, mi sostén en Caretas, que apareció el año 50. Pero éste es asunto que he tocado ampliamente en un ensayo sobre la prensa revisteril que publiqué años atrás y que, quién sabe, reaparezca en esta edición con algunas enmiendas y añadiduras». FRANCISCO IGARTUA - «ANDANZAS DE UN PERIODISTA MÁS DE 50 AÑOS DE LUCHA EN EL PERÚ - OIGA 9 DE NOVIEMBRE DE 1992»

Mi lista de blogs

«Cierra Oiga para no prostituir sus banderas, o sea sus ideales que fueron y son de los peruanos amantes de las libertades cívicas, de la democracia y de la tolerancia, aunque seamos intolerantes contra la corrupción, con el juego sucio de los gobernantes y de sus autoridades. El pecado de la revista, su pecado mayor, fue quien sabe ser intransigente con su verdad» FRANCISCO IGARTUA – «ADIÓS CON LA SATISFACCIÓN DE NO HABER CLAUDICADO», EDITORIAL «ADIÓS AMIGOS Y ENEMIGOS», OIGA 5 DE SEPTIEMBRE DE 1995

Mi lista de blogs

CENTRO VASCO PERU

CENTRO VASCO PERU
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

CENTRO VASCO LIMA

CENTRO VASCO LIMA
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

«Siendo la paz el más difícil y, a la vez, el supremo anhelo de los pueblos, las delegaciones presentes en este Segundo Congreso de las Colectividades Vascas, con la serena perspectiva que da la distancia, respaldan a la sociedad vasca, al Gobierno de Euskadi y a las demás instituciones vascas en su empeño por llevar adelante el proceso de paz ya iniciado y en el que todos estamos comprometidos.» FRANCISCO IGARTUA - TEXTO SOMETIDO A LA APROBACION DE LA ASAMBLEA Y QUE FUE APROBADO POR UNANIMIDAD - VITORIA-GASTEIZ, 27 DE OCTUBRE DE 1999.

«Muchos más ejemplos del particularismo vasco, de la identidad euskaldun, se pueden extraer de la lectura de estos ajados documentos americanos, pero el espacio, tirano del periodismo, me obliga a concluir y lo hago con un reclamo cara al futuro. Identidad significa afirmación de lo propio y no agresión a la otredad, afirmación actualizada-repito actualizada- de tradiciones que enriquecen la salud de los pueblos y naciones y las pluralidades del ser humano. No se hace patria odiando a los otros, cerrándonos, sino integrando al sentir, a la vivencia de la comunidad euskaldun, la pluralidad del ser vasco. Por ejemplo, asumiendo como propio -porque lo es- el pensamiento de las grandes personalidades vascas, incluido el de los que han sido reacios al Bizcaitarrismo como es el caso de Unamuno, Baroja, Maeztu, figuras universales y profundamente vascas, tanto que don Miguel se preciaba de serlo afirmando «y yo lo soy puro, por los dieciséis costados». Lo decía con el mismo espíritu con el que los vascos en 1612, comenzaban a reunirse en Euskaletxeak aquí en América» - FRANCISCO IGARTUA - AMERICA Y LAS EUSKALETXEAK - EUSKONEWS & MEDIA 72.ZBK 24-31 DE MARZO 2000

Mi lista de blogs

martes, 6 de agosto de 2013

LA TERCERA

(Recibida) Lima, octubre 23/81-4 p.

Lima, agosto 12 de 1881.

Excmo. señor don Nicolás de Piérola.

Mi distinguido amigo:
Vivimos aquí en el Limbo respecto de lo que sucede en Ayacu­cho. Las últimas noticias que de allá hemos tenido alcanzan hasta el 23 de julio. No hay ni bolas ayacuchanas.
Ignoro si han llegado a manos de usted mis diversas cartas quin­cenales, que de corresponsal exacto me precio. En algunas de ellas me permití hacerle indicaciones, en mi concepto, de importancia.
Suponiendo instalada ya la asamblea, esperarnos con ansia el mensaje de usted. Ese documento está llamado a dar el golpe de gracia a la farsa argollera.
Federico me escribe de Panamá avisándome que Lewis trata de dirigir a usted una carta con el propósito de obtener una respuesta que lo vindique de las graves acusaciones que sobre él pesan. Para que si tal sucediere no sea sorprendida la caballeresca generosidad de usted (como sucedió con la carta a Tenaud) debo advertirle que a Lewis, más que a Prevost, se debe el que García Calderón haya re­cibido los once millones billetes, de los que tres le han servido para prolongar hasta ahora la vida de su irrisorio gobierno. Añadiré a us­ted que Lewis ha sido el agasajador en Panamá de los ministros chilenos Astaburuaga, Soffia y Marcial Martínez, y que hoy mismo vi­ve en estrecha intimidad con don Tomas Lama quien, después de haber comprometido al general Guardia, presidente de Costa Rica, para que reconozca como gobierno al de la Magdalena, se ha esta­blecido en el istmo investido por García Calderón con el carácter de agente privado o espía. Por él se ha sabido que soy yo el correspon­sal en Lima del Canal, lo que me acarreó una retahila de injurias editoriales en el Orden, del día 4 y amagos de persecución chilena que, gracias a la influencia de un amigo europeo, ha cesado ya.
Los atentados de la soldadesca, y aun de la oficialidad chilena, no tienen límite. Después de las siete de la noche, todo el que sale a la calle es robado y ultrajado. El día 5, a las ocho de la noche, iba el ministro inglés Spencer Saint John, por Mercaderes cuando fue agredido por un oficial borracho al que logró desarmar. Al día si­guiente, muchos chilenos se empeñaron con Saint John para que no levantase polvareda por el atentado, y el ministro tuvo a bien ceder.
En punto a negociaciones de paz, así García Calderón como su ministro Gálvez siguen embaucando a los tontos. Tienen frecuentes conciliábulos con Godoy, sin conseguir hasta ahora que Chile acce­da a reconocerlos como gobierno. La prueba es que no ha nombrado todavía plenipotenciarios, cargos para los que se dice que están desig­nados Forero y Ramón Ribeyro. Los congresantes de Chorrillos, que traslucen lo que pasa entre Calderón y Godoy, resolvieron en la se­sión del día 6 irse a sus casas dando antes un manifiesto a la nación. Forero, Alejandro Arenas y Augusto Rodríguez son los encargados de escribirlo. Hasta mañana 13 no volverá a reunirse el congreso para ocuparse de discutir el manifiesto. En la cámara de diputados Cé­sar Canevaro, aspirante a generalato, está a la cabeza de un circulito que ha entrado en abierta pugna con el presidente de la Magdalena. Es punto decidido que el congreso chorrillano se clausurará dentro de doce días, es decir, el 24, y se clausurará dando una gran campana­da. En cuanto a García Calderón no se dará por notificado has­ta mediados de setiembre, esto es cuando haya redondeado el nego­cio Incas. Presumo que a la fecha habrá usted dictado alguna dispo­sición para que esos 40 millones billetes que se esperan de Nueva York no tengan curso legal.
Supongo a usted minuciosamente informado del objeto que ha llevado, hace un mes, a Chile a mr. Ford, jefe de la casa Dreyfus en Lima. Quince días antes lo precedió el chileno Rivadeneyra quien dirigió, desde Santiago, un cablegrama a Ford llamándolo, y este se puso en viaje sin perder minuto. La casa Dreyfus ha hecho al go­bierno de Chile propuestas sobre los negociados huano y salitre, ofreciendo adelantos. Algo sobre la indigna conducta de esa casa he leí­do en un periódico de Valparaíso.
Creo firmemente que Chile no tratará con García Calderón y que no pasarán muchos días sin que, sirviendo de intermediario el minis­tro Hurlbut, le abran a usted campo para entablar negociaciones.
De crónica político-doméstica poco tengo que noticiarle. El ma­trimonio de García Calderón se ha aplazado para octubre. El 8 se verificó el enlace de don Carlos Prevost con Teresita Orbegozo. Y voilá tout.
Luis Cisneros se ha marchado a Europa con su familia. En su visita de despedida me dijo que se iba convencido de que García Cal­derón no podía subsistir hasta octubre como gobierno, que veía venir la tempestad sobre los que, como él, contribuyeron activamente a la formación del gobierno de la Magdalena, y que para que no le to­case el chubasco prefería irse con tiempo al extranjero. Hoy el nú­mero de los arrepentidos es infinito, como el de los necios de que habla el clásico latino (numerus stultorum, etc.).
Don José de la Riva-Agüero queda moribundo y ha sido ya sa­cramentado. Padece de hipertrofia.
Tanto he predicado a usted en mis anteriores sobre la necesidad patriótica de destruir todos los anillos de ese boa constrictor que se llama argolla, que temo fastidiarlo machacando sobre el mismo te­ma. Basta de generosidad y contemplaciones, mi don Nicolás. La lu­cha entre la argolla y nosotros es la lucha a muerte. O ellos o noso­tros. Si no los anonada y destruye en esta vez, volverán a la palestra con mayores bríos y entonces ¡ay de nosotros! No nos darán cuartel. Y lo peor es que habremos merecido nuestra suerte por... candorosos.
Esperando tener noticias de usted, en dos o tres días más, le es­trecha cordialmente la mano

Su amigo afectísimo

R. P.