Páginas vistas en total

Mi lista de blogs

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA
FRANCISCO IGARTUA CON DORIS GIBSON, PIEZA CLAVE EN LA FUNDACION DE OIGA, EN 1950 CONFUNDARIAN CARETAS.

«También la providencia fue bondadosa conmigo, al haberme permitido -poniendo a parte estos años que acabo de relatar- escribir siempre en periódicos de mi propiedad, sin atadura alguna, tomando los riesgos y las decisiones dictadas por mi conciencia en el tono en que se me iba la pluma, no siempre dentro de la mesura que tanto gusta a la gente limeña. Fundé Caretas y Oiga, aunque ésta tuvo un primer nacimiento en noviembre de 1948, ocasión en la que también conté con la ayuda decisiva de Doris Gibson, mi socia, mi colaboradora, mi compañera, mi sostén en Caretas, que apareció el año 50. Pero éste es asunto que he tocado ampliamente en un ensayo sobre la prensa revisteril que publiqué años atrás y que, quién sabe, reaparezca en esta edición con algunas enmiendas y añadiduras». FRANCISCO IGARTUA - «ANDANZAS DE UN PERIODISTA MÁS DE 50 AÑOS DE LUCHA EN EL PERÚ - OIGA 9 DE NOVIEMBRE DE 1992»

Mi lista de blogs

«Cierra Oiga para no prostituir sus banderas, o sea sus ideales que fueron y son de los peruanos amantes de las libertades cívicas, de la democracia y de la tolerancia, aunque seamos intolerantes contra la corrupción, con el juego sucio de los gobernantes y de sus autoridades. El pecado de la revista, su pecado mayor, fue quien sabe ser intransigente con su verdad» FRANCISCO IGARTUA – «ADIÓS CON LA SATISFACCIÓN DE NO HABER CLAUDICADO», EDITORIAL «ADIÓS AMIGOS Y ENEMIGOS», OIGA 5 DE SEPTIEMBRE DE 1995

Mi lista de blogs

CENTRO VASCO PERU

CENTRO VASCO PERU
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

CENTRO VASCO LIMA

CENTRO VASCO LIMA
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

«Siendo la paz el más difícil y, a la vez, el supremo anhelo de los pueblos, las delegaciones presentes en este Segundo Congreso de las Colectividades Vascas, con la serena perspectiva que da la distancia, respaldan a la sociedad vasca, al Gobierno de Euskadi y a las demás instituciones vascas en su empeño por llevar adelante el proceso de paz ya iniciado y en el que todos estamos comprometidos.» FRANCISCO IGARTUA - TEXTO SOMETIDO A LA APROBACION DE LA ASAMBLEA Y QUE FUE APROBADO POR UNANIMIDAD - VITORIA-GASTEIZ, 27 DE OCTUBRE DE 1999.

«Muchos más ejemplos del particularismo vasco, de la identidad euskaldun, se pueden extraer de la lectura de estos ajados documentos americanos, pero el espacio, tirano del periodismo, me obliga a concluir y lo hago con un reclamo cara al futuro. Identidad significa afirmación de lo propio y no agresión a la otredad, afirmación actualizada-repito actualizada- de tradiciones que enriquecen la salud de los pueblos y naciones y las pluralidades del ser humano. No se hace patria odiando a los otros, cerrándonos, sino integrando al sentir, a la vivencia de la comunidad euskaldun, la pluralidad del ser vasco. Por ejemplo, asumiendo como propio -porque lo es- el pensamiento de las grandes personalidades vascas, incluido el de los que han sido reacios al Bizcaitarrismo como es el caso de Unamuno, Baroja, Maeztu, figuras universales y profundamente vascas, tanto que don Miguel se preciaba de serlo afirmando «y yo lo soy puro, por los dieciséis costados». Lo decía con el mismo espíritu con el que los vascos en 1612, comenzaban a reunirse en Euskaletxeak aquí en América» - FRANCISCO IGARTUA - AMERICA Y LAS EUSKALETXEAK - EUSKONEWS & MEDIA 72.ZBK 24-31 DE MARZO 2000

Mi lista de blogs

martes, 6 de agosto de 2013

LA TERCERA

Lima, febrero 16 de 1899.

Excmo. Señor don Nicolás de Piérola.

Mí respetado amigo:
El marqués de la Vega de Armijo, que ha remplazado al señor Cánovas en la presidencia de la academia, me escribe encargándome me interese en favor de la familia de Jiménez de la Espada.
Como ni usted ni yo necesitamos, para leer, que indefectiblemente nos pongan los puntos sobre las íes, ya sabrá usted como salir decorosamente del lance.
Yo creo que el Perú con haber obsequiado una medalla de oro al señor Jiménez de la Espada, cuyo cerebro se ocupó activamente en servicio de nuestro país, hizo poquita cosa, sobre todo después de que México había sido espléndido para con don Justo Zaragoza que se ocupó en resucitar crónicas mexicanas.
Llamo la atención de usted sobre la página 25 del primer folien en que está la relación de los trabajos de Jiménez de la Espada. En ella me he permitido marcar las publicaciones de don Marcos que al Perú se refieren, y que están en la biblioteca de Lima. Los cuatro tomos, sobre todo, de Relaciones geográficas, son obra de consulta que todos hojeamos.
Por si en algo estimase usted mi opinión, le diré que creo que, como jefe de la nación, quedaría usted y por consiguiente el país, dignamente ante la Academia de la Historia, remitiendo al director de esta tres mil pesetas (que son mil soles) acompañándolas con un decretito de Relaciones Exteriores que fue el que, en 1892, concedió la medalla de oro. Así probaremos que no somos ingratos para con la memoria del hombre que empleó su talento en servicio nuestro.
Dudo que haya hoy, en España, literato que remplace a don Marcos en sus aficiones por nuestra historia. Mucho de útil y de bueno nos ha dejado en sus libros mi difunto amigo.
Y cumplido concienzudamente por mí el encargo del buen marqués de la Vega de Armijo, no quiero terminar esta cartita sin decirle que me ha dado usted un gustazo con la lectura de su último discurso en Santa Sofía. ¿Con que ya lo contaré a usted entre los revolucionarios del idioma? Y no me diga usted que no, porque en su discurso, ha empleado usted el verbo silenciar tan anatematizado por la Academia Española y tan patrocinado por los revoltosos montoneros como este su amigo afectísimo que le besa la mano.

RICARDO PALMA