Páginas vistas en total

Mi lista de blogs

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA
FRANCISCO IGARTUA CON DORIS GIBSON, PIEZA CLAVE EN LA FUNDACION DE OIGA, EN 1950 CONFUNDARIAN CARETAS.

«También la providencia fue bondadosa conmigo, al haberme permitido -poniendo a parte estos años que acabo de relatar- escribir siempre en periódicos de mi propiedad, sin atadura alguna, tomando los riesgos y las decisiones dictadas por mi conciencia en el tono en que se me iba la pluma, no siempre dentro de la mesura que tanto gusta a la gente limeña. Fundé Caretas y Oiga, aunque ésta tuvo un primer nacimiento en noviembre de 1948, ocasión en la que también conté con la ayuda decisiva de Doris Gibson, mi socia, mi colaboradora, mi compañera, mi sostén en Caretas, que apareció el año 50. Pero éste es asunto que he tocado ampliamente en un ensayo sobre la prensa revisteril que publiqué años atrás y que, quién sabe, reaparezca en esta edición con algunas enmiendas y añadiduras». FRANCISCO IGARTUA - «ANDANZAS DE UN PERIODISTA MÁS DE 50 AÑOS DE LUCHA EN EL PERÚ - OIGA 9 DE NOVIEMBRE DE 1992»

Mi lista de blogs

«Cierra Oiga para no prostituir sus banderas, o sea sus ideales que fueron y son de los peruanos amantes de las libertades cívicas, de la democracia y de la tolerancia, aunque seamos intolerantes contra la corrupción, con el juego sucio de los gobernantes y de sus autoridades. El pecado de la revista, su pecado mayor, fue quien sabe ser intransigente con su verdad» FRANCISCO IGARTUA – «ADIÓS CON LA SATISFACCIÓN DE NO HABER CLAUDICADO», EDITORIAL «ADIÓS AMIGOS Y ENEMIGOS», OIGA 5 DE SEPTIEMBRE DE 1995

Mi lista de blogs

CENTRO VASCO PERU

CENTRO VASCO PERU
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

CENTRO VASCO LIMA

CENTRO VASCO LIMA
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

«Siendo la paz el más difícil y, a la vez, el supremo anhelo de los pueblos, las delegaciones presentes en este Segundo Congreso de las Colectividades Vascas, con la serena perspectiva que da la distancia, respaldan a la sociedad vasca, al Gobierno de Euskadi y a las demás instituciones vascas en su empeño por llevar adelante el proceso de paz ya iniciado y en el que todos estamos comprometidos.» FRANCISCO IGARTUA - TEXTO SOMETIDO A LA APROBACION DE LA ASAMBLEA Y QUE FUE APROBADO POR UNANIMIDAD - VITORIA-GASTEIZ, 27 DE OCTUBRE DE 1999.

«Muchos más ejemplos del particularismo vasco, de la identidad euskaldun, se pueden extraer de la lectura de estos ajados documentos americanos, pero el espacio, tirano del periodismo, me obliga a concluir y lo hago con un reclamo cara al futuro. Identidad significa afirmación de lo propio y no agresión a la otredad, afirmación actualizada-repito actualizada- de tradiciones que enriquecen la salud de los pueblos y naciones y las pluralidades del ser humano. No se hace patria odiando a los otros, cerrándonos, sino integrando al sentir, a la vivencia de la comunidad euskaldun, la pluralidad del ser vasco. Por ejemplo, asumiendo como propio -porque lo es- el pensamiento de las grandes personalidades vascas, incluido el de los que han sido reacios al Bizcaitarrismo como es el caso de Unamuno, Baroja, Maeztu, figuras universales y profundamente vascas, tanto que don Miguel se preciaba de serlo afirmando «y yo lo soy puro, por los dieciséis costados». Lo decía con el mismo espíritu con el que los vascos en 1612, comenzaban a reunirse en Euskaletxeak aquí en América» - FRANCISCO IGARTUA - AMERICA Y LAS EUSKALETXEAK - EUSKONEWS & MEDIA 72.ZBK 24-31 DE MARZO 2000

Mi lista de blogs

martes, 6 de agosto de 2013

LA TERCERA

Lima, abril 30 de 1898.

Excmo. Señor don Nicolás de Piérola.

Mi respetado amigo:
Dije a usted ayer que la formación de biblioteca nacional era una tela de Penélope: Yo tejo y los gobiernos destejen, que no otra cosa es la prodigalidad de órdenes ministeriales para que propor­cione a instituciones y personas libros del establecimiento.
Una vez salidos estos, es para mí arco de iglesia conseguir la devolución. No son pocos los libros importantes que hemos perdi­do, y para no cansar a usted con el relato, básteme decirle que el coronel alemán Pauli se llevó al irse a Europa, más de veinte vo­lúmenes de obras militares, y dejó truncada una preciosa revista, de la cual se llevó dos tomos. Los he encargado a nuestro librero de Europa, y no desespero de que los consiga, aunque, tengamos que pagarlos carita. Mi anhelo es que la obra no quede truncada.
Yo no atino a explicarme la manera de trabajar en los hom­bres de letras de la nueva generación, que necesitan despojar de un cardumen de libros a la biblioteca. Para escribir los muchos li­brejos sobre historia nacional que he dado a luz, me bastó siem­pre hojear u ojear un libro, tomar las notas pertinentes, y lue­go devolverlo.
No me explico que, a la vez, consulte uno cien volúmenes.
Acompaño la relación que usted me pidió de los libros que es­tán en poder del señor Ulloa. Si se ha propuesto leerlos, ya tiene tarea para algunos años, pues la mayor parte son de a folio y con grueso número de páginas.
La Sociedad Geográfica por otra parte, es desbalijadora de li­bros, y me cuesta Dios y ayuda la devolución. Felizmente puedo majaderear para que vuelvan a los anaqueles, porque estamos a pocos metros de distancia.
Mucho me holgaría de que se diera un decreto que ponga coto al desbarajuste. Quien quiera consultar libros que venga a la biblio­teca. Lo esencial es que el libro no salga del establecimiento, y vaya a correr cortes. A lo sumo, en casos especialísimos, podría consentirse el préstamo de un solo volumen, y por determinado número de días.
Usted me ha dado múltiples pruebas de que se interesa por que la biblioteca de Lima suba y no descienda del cuarto lugar que hoy ocupa entre las bibliotecas de la América Latina (primer lu­gar la de Río Janeiro; segundo lugar, la de México; tercero la de Santiago; cuarto la de Lima) pues gracias a usted, que autorizó en los dos últimos años el gasto en libros para aumentar nuestro caudal de obras, hemos dejado muy atrás a las bibliotecas de Buenos Aires y de Bogotá que nos disputaban el cuarto lugar. La buena voluntad de usted y de mi perseverancia (ya que no se me abonen otras cualidades) serán estériles, si de raíz no se corta ese abuso que yo he bautizado con el nombre de filoxera bibliotecaria.
Perdone usted lo largo de esta jeremiada a su atento apreciador viejo amigo que le besa la mano.

RICARDO PALMA