Páginas vistas en total

Mi lista de blogs

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA

DORIS GIBSON PARRA Y FRANCISCO IGARTUA ROVIRA
FRANCISCO IGARTUA CON DORIS GIBSON, PIEZA CLAVE EN LA FUNDACION DE OIGA, EN 1950 CONFUNDARIAN CARETAS.

«También la providencia fue bondadosa conmigo, al haberme permitido -poniendo a parte estos años que acabo de relatar- escribir siempre en periódicos de mi propiedad, sin atadura alguna, tomando los riesgos y las decisiones dictadas por mi conciencia en el tono en que se me iba la pluma, no siempre dentro de la mesura que tanto gusta a la gente limeña. Fundé Caretas y Oiga, aunque ésta tuvo un primer nacimiento en noviembre de 1948, ocasión en la que también conté con la ayuda decisiva de Doris Gibson, mi socia, mi colaboradora, mi compañera, mi sostén en Caretas, que apareció el año 50. Pero éste es asunto que he tocado ampliamente en un ensayo sobre la prensa revisteril que publiqué años atrás y que, quién sabe, reaparezca en esta edición con algunas enmiendas y añadiduras». FRANCISCO IGARTUA - «ANDANZAS DE UN PERIODISTA MÁS DE 50 AÑOS DE LUCHA EN EL PERÚ - OIGA 9 DE NOVIEMBRE DE 1992»

Mi lista de blogs

«Cierra Oiga para no prostituir sus banderas, o sea sus ideales que fueron y son de los peruanos amantes de las libertades cívicas, de la democracia y de la tolerancia, aunque seamos intolerantes contra la corrupción, con el juego sucio de los gobernantes y de sus autoridades. El pecado de la revista, su pecado mayor, fue quien sabe ser intransigente con su verdad» FRANCISCO IGARTUA – «ADIÓS CON LA SATISFACCIÓN DE NO HABER CLAUDICADO», EDITORIAL «ADIÓS AMIGOS Y ENEMIGOS», OIGA 5 DE SEPTIEMBRE DE 1995

Mi lista de blogs

CENTRO VASCO PERU

CENTRO VASCO PERU
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

CENTRO VASCO LIMA

CENTRO VASCO LIMA
UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

«Siendo la paz el más difícil y, a la vez, el supremo anhelo de los pueblos, las delegaciones presentes en este Segundo Congreso de las Colectividades Vascas, con la serena perspectiva que da la distancia, respaldan a la sociedad vasca, al Gobierno de Euskadi y a las demás instituciones vascas en su empeño por llevar adelante el proceso de paz ya iniciado y en el que todos estamos comprometidos.» FRANCISCO IGARTUA - TEXTO SOMETIDO A LA APROBACION DE LA ASAMBLEA Y QUE FUE APROBADO POR UNANIMIDAD - VITORIA-GASTEIZ, 27 DE OCTUBRE DE 1999.

«Muchos más ejemplos del particularismo vasco, de la identidad euskaldun, se pueden extraer de la lectura de estos ajados documentos americanos, pero el espacio, tirano del periodismo, me obliga a concluir y lo hago con un reclamo cara al futuro. Identidad significa afirmación de lo propio y no agresión a la otredad, afirmación actualizada-repito actualizada- de tradiciones que enriquecen la salud de los pueblos y naciones y las pluralidades del ser humano. No se hace patria odiando a los otros, cerrándonos, sino integrando al sentir, a la vivencia de la comunidad euskaldun, la pluralidad del ser vasco. Por ejemplo, asumiendo como propio -porque lo es- el pensamiento de las grandes personalidades vascas, incluido el de los que han sido reacios al Bizcaitarrismo como es el caso de Unamuno, Baroja, Maeztu, figuras universales y profundamente vascas, tanto que don Miguel se preciaba de serlo afirmando «y yo lo soy puro, por los dieciséis costados». Lo decía con el mismo espíritu con el que los vascos en 1612, comenzaban a reunirse en Euskaletxeak aquí en América» - FRANCISCO IGARTUA - AMERICA Y LAS EUSKALETXEAK - EUSKONEWS & MEDIA 72.ZBK 24-31 DE MARZO 2000

Mi lista de blogs

domingo, 4 de agosto de 2013

LA TERCERA

PROCLAMA DEL PRESIDENTE DEL CONSEJO DE GOBIERNO,
DOCTOR HIPÓLITO UNANUE,
EL 3 DE ABRIL DE 1825

Señor:

El Libertador de Colombia destinado a la felicidad e independencia del Perú no puede existir a un tiempo mismo en cuantas partes le llaman las necesidades de él. Desde las orillas del Apurímac, adonde le condujo la victoria, hubo de retroceder para salvar a Lima cuyos infelices moradores  gemían bajo la desolación más espantosa.
Los tiranos que la oprimían parece que se habían desnudado del carácter de hombres para vestir el de fieras, pero de una fiereza no conocida ni aún en la naturaleza bruta. Del tigre se cuenta que llora sobre los cadáveres humanos que ha destrozado y aquellos entonaban cánticos de alegría sobre sus miembros ensangrentados.
Huyeron a las fortalezas del Callao al acercarse el héroe y permanecen allí sosteniéndose con obstinación; no por valor, porque esta excelente cualidad del ánimo está unida a la esperanza de que carecen; no por desesperación, porque su elemento vencedor, a pesar de su infidelidad e infracción de pactos, los trata con suma afabilidad. Es el encono, es la rabia y deseo de destrucción, de venganza y que no quede piedra sobre piedra de esos castillos, llave del Perú, ya que no puede verificarse en su capital. Que se destruyan en hora buena, que de sus escombros levantaremos un muro más alto para que no vuelvan a penetrar en la tierra de que han sido arrojados.
El Libertador marcha a las provincias del sur, donde la gloria cubrirá de nuevo esplendor las páginas de su vida.
En su ausencia quiere quede al frente del Gobierno un Consejo compuesto de sus ministros. Desde que entró en Lima, han trabajado éstos con el empeño que pedía la reparación de una administración arruinada, pero tenían su luz que los dirigía a través de las dificultades y dudas. Hoy se ausenta, nosotros le seguiremos con nuestras consultas.
El Consejo espera que las altas clases que se hallan aquí reunidas cooperarán con exacto cumplimiento de sus deberes y con su influencia pública a un buen desempeño. El Perú está colocado en el centro de la península austral. Es el fiel de la balanza entre las repúblicas que la pueblan, y así como estará su mayor prosperidad y dicha en permanecer tranquilo a la sombra de un buen régimen, pues será el lazo de oro que las una; así le sobrevendrá un cúmulo de desastres si se envuelve en nuevas revoluciones y anarquías. Le invadirán y le dividirán todos; porque nadie quiere vivir en rededor de un centro emponzoñado.
Basta ya; basta señores; que el nombre de peruano no obscurezca la historia de la libertad de los pueblos. No se vean más bajo de este cielo esos infaustos y extravagantes sucesos de entregar la patria a los enemigos los mismos que desenvainaron la espada para hacerla independiente.
Yo juro sobre las aras del Dios de la eternidad, que si no suspende de mí la mano benefactora con que siempre me ha protegido, primero seré reducido a cenizas que dejar caer una mancha sobre el lienzo de la libertad de la patria.

En paz y sosiego nos deja, señores, el Libertador en Lima y provincias adyacentes, en paz y sosiego es nuestro deber devolverlas.